BERLIN — El primer ministro de Grecia Antonis Samaras advirtió que si su país es obligado a abandonar la zona del euro podría provocar un efecto dominó por todo el bloque de 17 naciones que usan la moneda europea.

Los comentarios de Samaras, publicados el jueves, se producen en medio de un esfuerzo diplomático para conseguir para su endeudada nación más tiempo para completar reformas y retener sus préstamos de rescate. Sin acceso a esos fondos, Grecia entraría en un caótico no pago y se vería obligada a salir de la eurozona.

Samaras le dijo al diario Bild antes de su viaje a Berlín que las declaraciones de algunos políticos alemanes antes de su visita que insinúan que Grecia debería dejar la eurozona "no ayudan para nada".

Samaras destacó que "Alemania necesita una fuerte zona del euro", y cuando un país es obligado a retirarse , probablemente no sería el último, por lo menos es como lo ven los mercados financieros, y pelear contra eso sería muy difícil", agregó.

Luego de reuniones el miércoles en Atenas con Jean-Claude Juncker, que preside las conversaciones de ministros de finanzas de la eurozona y es primer ministro de Luxemburgo, Samaras se reúne con la Canciller Angela Merkel el viernes antes de viajar a Francia el sábado para hablar con el presidente Francois Hollande.

Antes de ello, Hollande llega el jueves a Berlín para reunirse con Merkel, continuando los esfuerzos de las dos mayores potencias económicas de la eurozona para tratar de determinar qué se debe hacer.

La continuación del acceso griego a su paquete de rescate de 240.000 millones de euros (300.000 millones de dólares) depende de un reporte favorable del trío de inspectores de la deuda — la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.