La petición presentada por el asesino de John Lennon, Mark David Chapman, para que se que decrete su libertad tras 31 años en prisión ha sido rechazada por séptima vez pese a su buen comportamiento y signos positivos de remordimiento, informó hoy la Junta de Libertad Condicional de Nueva York.

Chapman, de 57 años, deberá esperar ahora otros dos años, hasta agosto de 2014, para poder volver a pedir su liberación, después de que los tres miembros de la junta encargada de revisar su caso se entrevistaran con él este miércoles por videoconferencia y rechazaran su petición de nuevo.

"Pese a sus esfuerzos positivos en prisión, su puesta en libertad en estos momentos socavaría considerablemente el respeto a la ley y llevaría a trivializar la trágica pérdida de una vida causada como resultado de un crimen atroz, no provocado, violento, frío y calculado", dice la junta en su decisión, a la que Efe tuvo acceso.

Chapman asesinó al músico británico, exmiembro de los Beatles, el 8 de diciembre de 1980 ante las puertas de su residencia en el edificio Dakota, frente al Central Park de Nueva York, crimen por el que fue condenado a una pena de entre veinte años y cadena perpetua por el delito de asesinato en segundo grado.

Los miembros de la junta destacaron el buen comportamiento que muestra el homicida en prisión, pero recordaron que las acciones de Chapman demostraron su "cruel indiferencia ante la santidad de la vida humana" y llevaron a la muerte de "una vida inocente, una estrella internacional de la música".

El asesino ha logrado en la cárcel mantener un historial de "buena conducta", algo que el tribunal ha evaluado junto a sus "muestras positivas de remordimiento", sus logros académicos y su participación en programas penitenciarios.

"Sin embargo, la liberación no puede aprobarse solo en base a una buena conducta y el cumplimiento de programas", subraya la junta en su explicación, donde deja claro que también ha tenido en cuenta "una importante oposición a su puesta en libertad", así como los "riesgos" que ésta ocasionaría.

Desde que cumplió la pena mínima, Chapman ha tenido ya siete ocasiones (una cada dos años) de pedir que se le conceda la libertad, algo que trata desde diciembre de 2000 y que hasta ahora siempre se le ha negado.

El asesino de Lennon está recluido en la prisión de Wende, en Nueva York, donde fue trasladado el pasado mayo desde un centro correccional también de alta seguridad de Attica, en el mismo estado.

Para la anterior vista para su liberación, en agosto de 2010, Yoko Ono, la viuda del exBeatle, ya expresó su oposición a la liberación de Chapman a través de un escrito remitido a la Junta de Libertad Condicional neoyorquina en el que argumentó que teme por su propia seguridad y la de su familia si el asesino de su marido es puesto en libertad.