El ex presidente Alberto Fujimori fue sometido el jueves a una intervención quirúrgica por quinta vez ante un nuevo rebrote de lesiones cancerosas en la lengua.

Su hija Keiko Sofía Fujimori informó que los médicos que operaron el mandatario de 74 años, tuvieron que extirpar una porción mayor de tejido del que habían previsto. No obstante, dijo que se trató de una operación sin complicaciones.

"Ha sido una intervención sin complicaciones. El se encuentra en la sala de recuperación. La lesión extirpada es un poco sospechosa, por lo que se retiró un segmento de tres por cinco centímetros. Esto va a pasar al laboratorio para que realicen la biopsia correspondiente", declaró Keiko Fujimori a reporteros.

Es la quinta operación a la que ha sido sometido el ex presidente para controlar las lesiones cancerosas que le aparecen de manera recurrente en la lengua. La última vez que había sido operado fue en febrero de 2011.

Fujimori purga una condena de 25 años de prisión por dos matanzas cometidas por un escuadrón de aniquilamiento del ejército en los primeros años de su gobierno (1990-2000).

En la víspera fue trasladado desde la sede de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales de la Policía, donde cumple reclusión, hasta la clínica privada San Felipe para ser preparado para la cirugía.

Su familia alega que Fujimori es un "paciente de cáncer de alto riesgo" para justificar el otorgamiento de un indulto, pero el pedido no ha tenido eco en las autoridades.

Keiko Fujimori dijo el jueves que no insistirán más.

"Lo que hemos visto por parte de este gobierno es que no hay ninguna decisión política de querer otorgar un indulto a mi padre, es más, varias de las personas han declarado que si Alberto Fujimori no está en agonía no se le otorgaría este indulto. Mi padre no está en agonía, mi padre es un paciente con cáncer... Entonces, mientras no veamos la decisión de este gobierno no se hará el pedido de indulto", dijo.

Fujimori padece además hipertensión arterial, gastritis crónica y otras dolencias.