Varios diputados opositores argentinos presentaron hoy un informe en el Congreso en el que critican las polémicas salidas de presos organizadas por una asociación kirchnerista y piden explicaciones de las mismas al Gobierno de Cristina Fernández.

Los diputados Patricia Bullrich, Gabriela Michetti, Eduardo Amadeo, Federico Pinedo y Pablo Tonelli denunciaron en el documento que la asociación "Vatayón Militante no es una ONG, tal como exige taxativamente el decreto reglamentario 1136/97, que detalla las características que deben cumplir las ONG con acceso a las cárceles".

Vatayón Militante, una organización política afín al oficialismo, ha organizado en el último año numerosos actos culturales en Buenos Aires y otras ciudades argentinas a los que han sido invitados reos que cumplen duras condenas, entre ellos Claudio Kielmasz, que cumple cadena perpetua por una triple violación.

"Las salidas culturales no están previstas en la ley; son un invento del Servicio Penitenciario Federal y algunos jueces", subrayaron los diputados en el texto firmado de forma conjunta como Grupo de Acción Política por la Unidad (GAPU).

El GAPU concluyó que se han cometido "graves irregularidades", entre las que cita "intromisión de actividades políticas en cárceles federales y toma de decisiones arbitrarias y discriminatorias entre presos, de acuerdo con su filiación".

Por ese motivo, los legisladores exigieron hoy la comparecencia del ministro de Justicia, Julio Alak, en la comisión de Legislación Penal y Seguridad Interior de la Cámara de Diputados para que dé explicaciones.

Además, propusieron varias reformas legislativas, entre ellas prohibir que los reincidentes puedan acceder a las salidas transitorias, que ahora están permitidas a todos los presos que han cumplido la mitad de su condena.

Alak mantiene que todas las salidas fueron autorizadas por la Justicia dentro del marco de la reinserción social de los reos y "de ninguna manera fueron un reclutamiento político".