Los cancilleres de los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) analizarán este viernes en Washington una resolución por lo que Ecuador considera una "amenaza" del Gobierno británico de entrar en su embajada en Londres, donde está refugiado el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

La reunión fue convocada el pasado viernes en una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA con los votos a favor de 23 países, incluidos todos los suramericanos, 5 abstenciones y 3 en contra (Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago).

El debate se centrará en la "situación entre el Ecuador y el Reino Unido concerniente a la inviolabilidad de los locales diplomáticos del Ecuador en el Reino Unido, al amparo del derecho internacional", según el texto final de la resolución aprobada el viernes.

El Gobierno que preside Rafael Correa busca el apoyo del continente ante lo que considera una "amenaza" del Ejecutivo británico de entrar en su embajada en Londres, donde Assange se refugió el 19 de junio pasado para evitar ser extraditado a Suecia, país que lo reclama por supuestos delitos sexuales.

Ecuador concedió el asilo a Assange la semana pasada por considerar que no ha recibido garantías del Reino Unido y de Suecia de que no será extraditado a EE.UU., donde él considera que su vida correría peligro por la filtración por parte de WikiLeaks de miles de documentos secretos estadounidenses.

Pese al asilo, el Gobierno británico se niega a dar un salvoconducto a Assange y argumenta que su obligación legal es entregarlo a la fiscalía sueca.

"Hay un proyecto de resolución que se va a discutir, se va a negociar. Lo ideal sería tener el consenso, pero el consenso no siempre es posible", dijo a los periodistas la representante de Ecuador ante la OEA, María Isabel Salvador, sobre la reunión de este viernes.

Sin entrar en muchos detalles, Salvador indicó que la resolución propuesta por Ecuador se centrará en la "inviolabilidad" de los locales diplomáticos, recogida en la Convención de Viena, "que se respeta siempre".

"Nuestra línea es esa, la defensa del principio de la inviolabilidad y el respeto irrestricto a la legalidad internacional y a la Convención de Viena", comentó.

Según Salvador, Ecuador confía en lograr "un respaldo importante" a su resolución dado que 23 países votaron a favor de convocar la reunión de cancilleres.

"Si Estados Unidos y Canadá votan en contra, querría decir que no están tan de acuerdo con la defensa de ese principio (de la inviolabilidad) y eso es grave para todos nosotros, no solo para nosotros en la OEA, sino para el mundo entero", subrayó.

El presidente temporal del Consejo Permanente de la OEA y representante de Jamaica, Stephen Vasciannie, anotó que hasta el miércoles solo 6 países habían confirmado el envío de un delegado a la cita de cancilleres.

Entre los cancilleres que han confirmado su participación están el peruano Rafael Roncagliolo, el uruguayo Luis Almagro, el paraguayo José Félix Fernández Estigarribia y la mexicana, Patricia Espinosa.

No se espera que asista a la reunión su colega estadounidense, la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El pasado martes el Consejo Permanente se reunió para preparar el encuentro de cancilleres de este viernes y se modificó la versión en portugués de la convocatoria, ante la petición de Brasil de no forzar la firma de una declaración formal.

El Consejo Permanente decidió además, por sorteo, que el primer canciller en tomar la palabra será el de la República Dominicana, Carlos Morales, seguido del resto de delegaciones por orden alfabético en el idioma español, lo que retrasará la intervención del canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

Está previsto que hablen también los observador permanentes, entre ellos el del Reino Unido, Philip Barton.