Tras el éxito de los famosos hoteles cápsula en Japón, una cadena nipona se ha embarcado en la apertura de "hoteles cabina", un nuevo concepto de alojamiento que ofrece, en un espacio mínimo, lujosas instalaciones y un exclusivo servicio.

Los hoteles "First Cabin", presentes por ahora en las ciudades de Osaka y Kioto (ambas en el centro de Japón) y en el aeropuerto tokiota de Haneda, ofrecen habitaciones "First Class", de 4,2 metros cuadrados, y "Business Class", de 2,5 metros cuadrados.

Ahorrar espacio es vital y por eso estas habitaciones "compactas" no cuentan con puerta -una cortina las separa del pasillo-, pero sí con servicio de internet, televisión, radio y una mesilla con luz, además de productos de tocador como champú y cosméticos para las mujeres.

La zona de ellas está separada de la destinada a los hombres, y las dos cuentan con espacios comunes que ofrecen instalaciones de primera clase, incluido un lujoso salón y un área de sauna.

"Al principio algunos clientes se quejaban por la falta de puertas, que hacían que se oyera todo lo de las habitaciones vecinas", indicó a Efe una portavoz del grupo, lo que no ha impedido que desde que se inauguró la primera, en 2009, estas versiones "avanzadas" de los hoteles cápsula tengan una elevada demanda.

En el hotel de Osaka, con 111 cabinas, la ocupación ronda normalmente el 85 por ciento, mientras que el de Kioto, con 121 minihabitaciones, suele estar al 70 por ciento y el de Haneda, abierto en abril de este año con 130 cabinas, en torno al 90 por ciento, según el citado portavoz.

Pasar la noche en una cabina de 2,5 metros cuadrados cuesta entre 56 y 61 dólares, mientras que la "First Class" de 4,2 metros cuadrados cuesta entre 60 y 74 dólares. Además, ofrecen una tarifa diurna por horas que va entre 10 y 11,2 dólares la hora.

El primero de estos hoteles cabina se inauguró en marzo de 2009 en un antiguo edificio vacío de Osaka, cuyo dueño decidió aprovechar al máximo el espacio, un bien muy valorado en el populoso archipiélago nipón.

Una vez los prueban los clientes suelen regresar, aseguró la portavoz, por lo que para 2013 el grupo espera llevar estos hoteles cabina tanto a otros lugares de Japón como al extranjero. EFE

yk-mic/cat