El excanciller paraguayo José Antonio Moreno Rufinelli fue designado para presentar los alegatos de su país ante la Asamblea del Parlatino, cuya Junta Directiva recomendó suspender a Paraguay, informó hoy una fuente oficial.

El exjefe diplomático tendrá a su cargo la explicación sobre la crisis registrada con la destitución del presidente Fernando Lugo, que fue sometido a un juicio político en el Legislativo y sustituido en el cargo por el entonces vicepresidente del país, Federico Franco, el 22 de junio pasado.

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Bogado, que también ejerce la jefatura de la delegación paraguaya ante el Parlatino (Parlamento Latinoamericano), confirmó la designación de Moreno Rufinelli, quien se desempeñó como canciller durante el Gobierno de Juan Carlos Wasmosy (1993-1998), informó la agencia Pública IP Paraguay.

Lugo, que el 15 de agosto de 2013 debía completar su mandato de cinco años, sostiene que fue víctima de un "golpe de Estado parlamentario", aunque la Constitución paraguaya prevé la figura del juicio político.

La Junta Directiva del Parlatino resolvió durante una reunión el día 3 pasado en la ciudad ecuatoriana de Cuenca sugerir la suspensión del Parlamento paraguayo, pedido que será debatido en la Asamblea que el organismo celebrará en Panamá en diciembre próximo.

La crisis política devino en la suspensión de Paraguay en el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que consideran que en el país se produjo un "quiebre democrático".

Entretanto, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que volvió a debatir el miércoles sobre la situación de Paraguay, sigue sin alcanzar el consenso para adoptar una resolución al respecto.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, aprovechó ese encuentro para anunciar que, en respuesta a un pedido del Gobierno paraguayo, enviarán una misión de observación a Asunción con vistas a las elecciones generales del 21 de abril de 2013.