El Gobierno de Bangladesh aprobó hoy una directiva para aumentar su control sobre Grameen Bank (GB), la entidad concesionaria de microcréditos fundada por Mohamed Yunus que el Premio Nobel bangladeshí dirigió hasta su destitución en 2011.

Según los medios locales, el Ejecutivo enmendó la modalidad para designar al director ejecutivo del GB -puesto vacante desde la salida de Yunus-, quien a partir de ahora será escogido por un comité de cinco miembros nombrados por el presidente del banco.

El Gobierno del país asiático aumenta así notablemente su influencia sobre la institución pues confiere mayor responsabilidad en la elección del director ejecutivo al presidente de Grameen Bank, un cargo de designación gubernamental.

Esta competencia, de acuerdo con la normativa del GB, estaba anteriormente repartida entre los 12 miembros de la junta directiva del banco, de los que solo tres son nominados por el Gobierno.

"(La decisión) no se ha tomado para disminuir o aumentar el poder de nadie. La ley se ha enmendado para garantizar la transparencia en el proceso de selección", justificó el ministro bangladeshí de Justicia, Shafique Ahmed, según el portal informativo Bdnews24.

Yunus, por su parte, criticó el movimiento y calificó la jornada como "un día negro" en la Historia de Bangladesh.

"Nuestro Gobierno ha convertido una institución ganadora de un Premio Nobel en otra distinta robando su distintivo. No puedo soportar el dolor", dijo el economista en un comunicado recogido por el diario "Daily Star".

El conocido como "banquero de los pobres" subrayó que "a partir de ahora, el banco que pertenecía a las mujeres pobres será dirigido directa o indirectamente por la influencia del Gobierno".

Yunus había sido destituido en marzo de 2011 por el Banco de Bangladesh (Central), que alegó que el economista no había contado con la aprobación previa necesaria del organismo central para renovar su cargo de director ejecutivo once años antes.

Yunus y Grameen Bank recurrieron entonces la destitución ante diversas instancias judiciales pero en mayo el Tribunal Supremo acabó ratificando la orden inicial.

El banquero, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2006, había mantenido una disputa pública con las autoridades desde finales de 2010, y la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, llegó a tacharlo de "chupasangres".

Algunos analistas creen que la confrontación tuvo su origen en el intento previo del economista de irrumpir en la escena política bangladeshí como una tercera vía alternativa a los dos partidos que han dominado históricamente el país asiático.

El Grameen Bank o "banco de la aldea", creado en 1983, emplea hoy a casi 20.000 personas en 2.565 sucursales y ha concedido créditos a 8,3 millones de bangladeshíes de 81.379 aldeas de todo el país, la inmensa mayoría mujeres, según la propia página web de la entidad.