El ciclista estadounidense Lance Armstrong anunció hoy que dejará la lucha para que se retiren los cargos de dopaje que pesan sobre él desde hace una década.

"Llega un momento en la vida de cualquier hombre en el que tiene que decir 'ya es suficiente'", anunció el heptacampeón del Tour de Francia en comunicado que recoge la prensa estadounidense.

"El costo que ha tenido en mi familia y en mi trabajo para nuestra fundación me ha llevado a terminar con este sinsentido", señaló Armstrong, superviviente a un cáncer y presidente de la fundación Livestrong.

Según el New York Times, esta decisión significa "casi seguro" que será despojado de sus siete títulos como campeón del Tour de Francia, la medalla de bronce que ganó en las Olimpiadas de 2000 y otros títulos ganados desde agosto de 1998.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) sostiene que el ciclista, de 40 años, mantuvo un sistema de dopaje sistemático desde 1999 hasta 2005.

El pasado 29 de junio, la USADA acordó, de forma unánime, presentar formalmente cargos de dopaje contra Armstrong, ganador de siete Tour de Francia; contra los médicos españoles Pedro Celaya Lezema y Luis García del Moral; y contra el entrenador Pepe Martí, el asistente médico italiano Michele Ferrari y el director deportivo belga Johan Bruyneel.

La Agencia Antidopaje estadounidense, tras reunirse para decidir si había suficientes indicios contra el exciclista, acordó que el caso debía seguir adelante y dio a Armstrong la oportunidad de defenderse ante una comisión de arbitraje.

El ciclista estadounidense mantiene su inocencia y ha negado categóricamente haberse dopado después de pasar más de 500 controles, pero la USADA asegura que al menos 10 excompañeros de Armstrong pueden testificar en su contra y que existen pruebas de sangre que son "totalmente consistentes" con muestras de dopaje.