El técnico de Juventus, Antonio Conte, dice que lo han convertido en el chivo expiatorio en el escándalo de arreglo de partidos en Italia.

La federación italiana de fútbol rechazó el miércoles la apelación de Conte a su suspensión de diez meses por su papel en el escándalo.

En una conferencia de prensa el jueves, Conte dijo: "Soy objeto de acusaciones calumniosas para convertirme en la cara pública de un escándalo de apuestas en el fútbol".

El comité disciplinario de la federación confirmó la sentencia de culpabilidad de Conte por no denunciar el arreglo del resultado en el partido de Albinoleffe contra Siena en la temporada 2010-11, cuando Conte dirigía al club Siena, entonces de la segunda división.

El comité levantó su culpabilidad en un segundo partido de esa temporada, contra Novara, pero mantuvo la sentencia de diez meses.