Dos guardias de seguridad afganos murieron hoy y 12 camiones con suministros para las fuerzas de la misión de la OTAN (ISAF) fueron calcinados en un ataque de insurgentes talibanes en el oeste de Afganistán, informó una fuente policial.

Un portavoz regional de la policía, Abdul Rauf Ahmadi, explicó a Efe que los vehículos, algunos de ellos camiones cisterna, fueron atacados a su paso por el distrito de Bakwa, en la provincia occidental de Farah.

La fuente dijo que el convoy, que estaba siendo escoltado por una firma de seguridad privada, estaba realizando una ruta entre las ciudades de Herat (oeste) y la Helmand (sur).

De acuerdo con esta versión, contingentes de la Policía y el Ejército afgano se desplazaron al lugar del ataque y mantuvieron un enfrentamiento armado con los insurgentes, que -según la fuente policial- sufrieron un "número indeterminado" de bajas.

En declaraciones a la agencia local AIP, el portavoz talibán Yusuf Ahmadi elevó a diez el número de guardias de seguridad muertos y a 15 el de vehículos calcinados durante la ofensiva.

La ISAF comenzó en julio de 2011 a retirarse progresivamente de Afganistán y a transferir la competencia de la seguridad a las fuerzas del país asiático.

Este proceso debe concluir en 2014 si se cumple la hoja de ruta y transcurre en medio de una de las fases más sangrientas de la guerra afgana, que dura ya más de una década desde la invasión de EEUU y caída del régimen talibán a finales de 2001.