Un estudiante chileno de 18 años cayó hoy desde más de cuatro metros de altura en un liceo ocupado por sus alumnos en la ciudad de Viña del Mar y se encuentra en riesgo vital en un hospital, informaron fuentes médicas.

Según medios locales, el joven, identificado como Leonardo Araneda Mercado, integraba un grupo de estudiantes que resguardaban el establecimiento para evitar que fuera tomado por otros alumnos y cayó de espaldas al vacío tras ceder la baranda de una escalera en la que se había sentado.

El joven fue trasladado a un hospital de Valparaíso, donde se encuentra en riesgo vital, con una fractura de cráneo y daño cerebral, según los médicos del establecimiento.

El hecho se enmarca en las movilizaciones que desde hace dos semanas protagonizan los estudiantes secundarios chilenos, que han e ocupado varios centros de enseñanza, en algunos casos por segunda vez después de haber sido desalojados por la policía.

Las organizaciones de secundarios, respaldadas por los universitarios, han convocado a un paro nacional para este jueves, a fin de presionar al gobierno para que acceda a un diálogo.

Los estudiantes luchan desde el año pasado por una educación pública, gratuita y administrada en el nivel básico y secundario por el Gobierno central y no por los municipios, como ocurre en la actualidad.

A nivel universitario buscan el fin del lucro existente en muchos centros privados y de los altos costes de las carreras, que deben solventar con créditos del sistema financiero.

El Gobierno ha respondido con ofertas de créditos más baratos, más becas y una reforma tributaria que se debate en el Congreso, que busca recaudar hasta 1.000 millones de dólares para la educación, pero se niega a los cambios estructurales del sistema que exigen los estudiantes.

En ese contexto, este miércoles fue ocupado nuevamente por sus alumnos el Instituto Nacional, el más emblemático de los colegios públicos del país, al poco rato de que lo abandonaran los carabineros que se mantenían en el establecimiento desde el pasado lunes para evitar la ocupación.

La policía, que ha sido acusada de comportamiento brutal con los alumnos y alumnas movilizados, muchos de sólo 12 ó 13 años, abandonó el local tras firmar un acuerdo con el rector Jorge Toro.

Pablo Zepeda, vicepresidente del Centro de Alumnos, dijo a los periodistas que un 54 % de los más de 2.000 alumnos del Instituto aprobó mantenerlo ocupado hasta el jueves, día del paro nacional.

Zepeda pidió "mantener la cordura" a la policía y al alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, y que no desalojen el establecimiento, pero este último, preguntado por los periodistas, consideró "obvio" desalojar a los jóvenes cuanto antes.

En la Universidad de Chile, un 74,25 % de los estudiantes aprobó mantener la ocupación iniciada la semana pasada, según informó Gabriel Boric, presidente de la Federación de Estudiantes (FECH) de la principal casa de estudios superiores del país.

Añadió que además, los alumnos de varias facultades han aprobado paralizar las actividades, entre ellas Ciencias Veterinarias, Agronomía, Ciencias Sociales, Filosofía y Humanidades y las carreras de Geografía y Diseño, además de Bachillerato.

Para este miércoles por la noche, los universitarios han convocado a un masivo paseo familiar en bicicleta en el céntrico parque Bustamante, de Santiago.