La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, volvió a ser elegida este año la mujer latinoamericana más poderosa del mundo, según una lista difundida hoy por Forbes donde también aparecen la presidenta argentina, Cristina Fernández, las cantantes Jennifer López y Shakira, y la modelo Gisele Bündchen.

La mandataria brasileña sigue siendo además la tercera mujer más poderosa del mundo, según el cotizado ránking que elabora la revista económica, que le dedica la foto de portada, pese a quedar por detrás de la canciller alemana, Angela Merkel, y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, en ese orden.

Rousseff, que en 2011 le arrebató el puesto de mujer latinoamericana más poderosa a la juez de origen puertorriqueño Sonia Sotomayor, que no aparece en esta última lista, está por delante de otras poderosas damas, como Melinda Gates, Michelle Obama o Christine Lagarde.

"Quiero que mi legado sea un Brasil con una clase media cada vez mayor, que sea altamente competitivo y educado", dijo Rousseff en una entrevista que concedió a Forbes, que define a la presidenta como una mujer "ambiciosa" debido a los planes que tiene para impulsar el producto interior bruto (PIB) de su país.

La presidenta brasileña quedó muy por delante de la siguiente latinoamericana en la lista: su colega argentina Cristina Fernández, que está en el puesto número 16 de la clasificación general, uno por encima del año pasado, y de quien Forbes destaca que en su segundo mandato dirige "un 'boom' económico en el país, con un alza del 37 % en el PIB desde 2007".

Las siguen la consejera delegada de Petrobras, María das Gracas Foster, en el puesto 20, y la cantante y actriz de origen puertorriqueño Jennifer López (38), definida como "la artista más exitosa del planeta y que por primera vez aparece en este ránking, y la colombiana Shakira (40).

De la intérprete de "Loca" o "La tortura", Forbes destaca que ha vendido más de 70 millones de álbumes en todo el mundo y está a punto de firmar un contrato de 60 millones de dólares para sus próximos tres trabajos y giras, mientras que también subraya su compromiso social al frente de la Fundación Pies Descalzos.

También se ha colado en la lista la actriz colombiana Sofía Vergara, que ocupa el puesto 75 gracias a ser "la actriz mejor pagada en televisión" y "un indicador de alto voltaje del peso del mercado hispano" en Estados Unidos.

En el último puesto de las siete latinoamericanas más poderosas se encuentra otra brasileña, la modelo Gisele Bündchen, quien se coloca en el puesto número 83 de la lista, ya que para Forbes es "la modelo más poderosa del planeta", pese a lo que tiene tiempo de apoyar causas medioambientales para Naciones Unidas.

En el ránking aparece también la española Rosalía Mera (54), fundadora de Zara junto con su exmarido Amancio Ortega, de quien Forbes destaca que ha usado su fortuna "para contribuir a causas cercanas a su corazón", como tratamientos contra el cáncer o programas para registrar las huellas dactilares de los recién nacidos.

Mera tomó el testigo así de Ana Patricia Botín, presidenta de la entidad bancaria Banesto e hija del banquero Emilio Botín, que en esta ocasión ha quedado fuera aunque el año pasado fue la única representante española, cuando ocupó el puesto 77 del listado de Forbes.