Las fuerzas sirias lanzaron proyectiles el miércoles a dos distritos de Damasco antes que tropas respaldadas por tanques los allanaran para realizar redadas de insurgentes casa por casa, en las que mataron al menos a 31 personas, dijeron activistas.

La violencia forma parte de un incremento de la lucha en el último mes en Damasco, uno de los muchos frentes que el régimen del presidente Bashar Assad intenta contener a medida que cobra fuerza la rebelión contra el mandatario.

Las fuerzas gubernamentales han lanzado además una gran ofensiva por el control de la ciudad norteña de Alepo, así como operaciones menores en el sur, este y el centro del país.

Las tropas del régimen lanzaron proyectiles de mortero al barrio de Kafar Sussa y el vecino de Nahr Eishah al amanecer, según los activistas. Al parecer los proyectiles eran arrojados desde la montaña de Qasioun que domina la capital, dijo un residente de Damasco a condición de guardar el anonimato por temor a sufrir represalias.

Los ataques quizá fueron lanzados para matar o capturar los artilleros insurgentes de mortero que han utilizado ambos barrios en los últimos días para atacar el aeropuerto militar de Mazzeh, según los activistas.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que al menos 20 personas murieron en Kafar Sussa el miércoles y que los insurgentes y las tropas gubernamentales libraban intensas batallas en un área justo fuera del vecindario.

Un activista en Kafar Sussa contactado vía Skype corroboró el reporte del observatorio. Habló a condición de guardar el anonimato por temor a represalias.

Horas antes, un activista, que sólo quiso ser identificado por su nombre, Bassam, dijo que 11 personas murieron en Kafar Sussa y que hasta 22 tanques entraron en el distrito acompañados de una escuadra de 20 soldados de infantería detrás de cada uno. Habló vía Skype desde el centro de Damasco.

Bassam y el observatorio dijeron además que hubo intensos cañoneos la madrugada del miércoles en Nahr Eishah y que luego las fuerzas del régimen realizaron registros casa por casa en busca de insurgentes. Según Bassam, 12 personas fueron muertas en Nahr Eishah, mientras que el Observatorio no recibió noticias de bajas.

No quedó claro si los muertos en ambas zonas perecieron en el ataque con morteros o posteriormente. Otros activistas, incluyendo el contactado vía Skype en Kafar Sussa, dijo que se efectuaron ejecuciones en la zona.

No fue posible confirmar la información de los activistas en forma independiente.