El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Juan Jiménez, aseguró hoy que el conflicto que se mantiene en la región Cajamarca por el proyecto minero Conga "ya salió" del debate nacional después de que la norteamericana Newmont anunciara sus planes de postergarlo hasta fines de 2013.

Jiménez declaró a la agencia oficial Andina que ahora corresponde ingresar "a una etapa de diálogo amplio" para solucionar los problemas que afronta Cajamarca.

Se mostró, además, complacido con unas declaraciones del presidente ejecutivo de Newmont, Richard O'Brien, quien afirmó el martes que se buscará crear un entorno que permita que Conga se desarrolle, lo que incluirá postergar el proyecto hasta después de haber asegurado el abastecimiento de agua para Cajamarca, a fines de 2013.

Jiménez enfatizó que para el Gobierno peruano "el agua está primero y luego la minería" e invocó al inicio de conversaciones para solucionar el conflicto que enfrenta a las autoridades y gran parte de los cajamarquinos con el Ejecutivo desde noviembre del año pasado.

"Quisiéramos exhortar a las autoridades de Cajamarca para que comencemos un proceso afirmativo de conversaciones para el desarrollo de las actividades normales en Cajamarca", señaló.

El ministro añadió: "esto implica que sale el impedimento que es la discusión sobre Conga y entremos a un escenario de conversaciones globalmente para ver el desarrollo de todas las actividades".

Para Jiménez es necesario revertir la "depresión (económica) en la región", ya que las protestas han afectado a sectores como el agropecuario, turismo, transporte y ganadero.

"La población está por el progreso, por el respeto y esperando señales para que volvamos a la normalidad, quiero hablar respetuosamente al pueblo de Cajamarca y decirles que ya es momento de que podamos entrar a un escenario de normalidad, en un escenario que velemos por una agenda social", indicó.

La mayoría de los pobladores de Cajamarca se opone al desarrollo de Conga porque considera que dañará de manera irreversible las reservas de agua de su región, ya que contempla el desecado de cuatro lagunas.

La minera Yanacocha, que tiene a Newmont como socio mayoritario, planea explotar oro y cobre en Conga con una inversión de más de 4.600 millones de dólares.

El Gobierno peruano ha autorizado el inicio de las obras con la condición de que Yanacocha construya grandes reservorios de agua, preserve dos de las cuatro lagunas, establezca un fondo social y cree 10.000 puestos de trabajo en la región.