El presidente de EE.UU., Barack Obama, telefoneó hoy al primer ministro británico, David Cameron, para repasar asuntos como la evolución de la crisis económica en Europa y la "extrema" situación humanitaria en Siria, informó la Casa Blanca.

La llamada del mandatario forma parte de las "estrechas consultas" que realiza con Cameron en una "amplia gama de asuntos globales", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Obama "reiteró su firme apoyo a una acción contundente para responder a la crisis económica en Europa", además de que transmitió a Cameron "sus preocupaciones sobre la situación humanitaria cada vez más extrema en Siria y la necesidad de que más países contribuyan a las ayudas humanitarias de Naciones Unidas" para ese país, agregó el comunicado.

Ambos líderes también intercambiaron ideas sobre cómo la comunidad internacional puede ayudar a los desplazados en Siria, "ejercer presión sobre el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y apoyar a la oposición de tal manera que el pueblo sirio pueda realizar sus aspiraciones legítimas", puntualizó la nota.

Desde que en marzo de 2011 se inició una revuelta contra el régimen de Bachar al Asad se han producido más de 15.000 muertos en Siria, así como decenas de miles de desplazados a los vecinos Turquía y Líbano y más de un millón de desplazados internos.