El presidente de EE.UU. y candidato demócrata a la reelección, Barack Obama, alertó hoy de los "injustos" recortes del gasto en educación que aplicará si llega a la Casa Blanca su rival republicano, Mitt Romney, quien por su parte prometió restaurar la "libertad" y el crecimiento en el país.

En su segundo día de una gira electoral por Ohio, Nevada y Nueva York, Obama se centró en un mitin en Las Vegas en criticar a Romney porque, según él, recortará en un 20 % el gasto en educación si gana las elecciones del 6 de noviembre para financiar rebajas de impuestos para los ciudadanos más ricos.

Por su parte, Romney hizo campaña en el estado de Iowa y denunció que Obama ha minado las libertades económicas durante su mandato, mientras colea la polémica por las declaraciones del congresista republicano Todd Akin sobre el aborto y los diferentes tipos de violación.

"Romney dice que tenemos suficientes profesores, que no necesitamos más. Del modo en que habla, parece que él piensa que se trata de un grupo de burócratas anónimos que tenemos que reducir", subrayó Obama, quien agregó que "un gran maestro puede cambiar la trayectoria de vida de un niño".

Además, recordó que los republicanos en el Congreso, "encabezados" por el candidato a vicepresidente de Romney, Paul Ryan, "se unieron para bloquear un proyecto de ley que habría ayudado a los estados a contratar maestros".

Un hombre interrumpió a Obama mientras hablaba y él aprovechó la circunstancia para reforzar su teoría: "Ese joven probablemente necesitó un buen maestro".

Casi de forma simultánea al mitin del presidente en un instituto de Las Vegas, Romney habló en una empresa de manufacturas en Bettendorf (Iowa), donde denunció que Obama ha tratado de sustituir la "libertad" por la acción del Gobierno, algo que a su juicio "no ha funcionado ni funcionará nunca".

"Una de cada seis personas ha caído en la pobreza bajo este presidente. La brecha entre ricos y pobres se ha hecho más grande", indicó Romney al prometer que restablecerá la libertad y hará que Estados Unidos "vuelva a crecer".

El candidato republicano también pidió a los ciudadanos de Iowa que busquen cada uno a una persona que haya votado por Obama en 2008 y le pidan que tome "un rumbo diferente" en las elecciones del 6 de noviembre.

"Encuéntrenlos. Hablen con ellos. Llévenlos a las urnas", pidió Romney, que hoy no aludió al escándalo generado por los comentarios de su correligionario Akin tras haberle pedido el martes que abandone la carrera por lograr un escaño en el Senado por el bien del partido.

Ryan sí quiso distanciarse y condenó públicamente las afirmaciones de Akin, en una entrevista televisiva transmitida hoy.

"No conozco a nadie que pudiera estar de acuerdo" con las declaraciones de Akin, sostuvo Ryan en una entrevista con una televisión local de Pittsburgh (Pensilvania) en la que también calificó de "indignante" la referencia a la "violación legítima" hecha por el congresista.

Tras el escándalo generado en EE.UU. por los comentarios de Akin, los demócratas han subrayado los vínculos del congresista con Ryan, un devoto católico contrario al aborto excepto cuando la vida de la madre corre peligro.

De hecho, en 2011 Ryan y otros republicanos copatrocinaron un proyecto de ley de Akin, miembro de la Cámara de Representantes, que pretendía fortalecer las prohibiciones federales a la financiación del aborto e instalar el concepto de "violación forzada".

Según una encuesta de The Washington Post y la cadena ABC divulgada hoy, Ryan es más popular entre los votantes independientes que su rival demócrata y actual vicepresidente de EE.UU., Joe Biden.

Obama terminará hoy el día en Nueva York con un acto de recaudación de fondos con estrellas de la NBA y la semana próxima hará campaña en los decisivos estados de Colorado, Iowa y Virginia en paralelo a la celebración de la Convención Republicana en Tampa (Florida).

En cuanto a Romney, este jueves visitará Nuevo México y el viernes hará campaña en Michigan en compañía de Ryan.

HASH(0x8ef6a20)

Miriam Burgués