Centenares de agricultores atacaron un pueblo y mataron a 48 personas en el sudeste de Kenia al intensificarse las hostilidades entre comunidades agrícolas y pastorales en la lucha por el uso de la tierra, informó el miércoles un funcionario policial.

Algunas personas fueron quemadas vivas dentro de sus casas y otras muertas a hachazos o a flechazos, dijo el jefe de policía de la región del río Tana, Joseph Kavoo.

La mayoría de los muertos eran mujeres y niños, dijo un residente, Said Mgeni. Agregó que los ataques comenzaron en la madrugada del viernes cuando una turba de unas 200 personas pertenecientes al grupo étnico pokomo atacó un pueblo en el área de Riketa e incendió todas las casas de los orma, una comunidad pastoral.

Tres hombres y una mujer de los orma que sobrevivieron al ataque con heridas en la cabeza, estómago y manos dijeron que los atacantes también estaban armados con pistolas. Los cuatro fueron internados en el hospital del distrito de Malindi.

Ali Algi, con heridas en la cabeza y una mano fracturada, dijo que fueron atacados por cientos de hombres.

"La mayoría de nosotros dormía y otros ya se habían levantado cuando llegaron los hombres gritando 'mátenlos, mátenlos', a eso de las siete. Dispararon contra muchas personas. También me dispararon en la mano derecha y después me golpearon en la cabeza", agregó. "Me dejaron cuando me dieron por muerto al quedar inconsciente. Es así como sobreviví".

Algi dijo que vio cuando mataban a tiros a hombres, mujeres y niños y después los decapitaban, y a otros los encerraron y quemaron vivos dentro de sus casas.

"Presencié toda la terrible escena", agregó.

Un testigo, Mahmud Mohamed, que llevó a los cuatro al hospital, afirmó que los choques eran instigados por motivos políticos.

Dijo que el pastoreo no era el problema.

"En este caso, los hombres que nos atacaron llegaron desde un lugar lejano que está a 50 kilómetros (31 millas) de nuestro pueblo. En el poblado de ellos hay una seguridad estricta y no podemos ir allí a pastar sin su permiso", aseguró.

Mohamed afirmó que habían denunciado a la policía el ataque planeado pero que no hicieron nada.

"Creemos que el gobierno está prejuiciado y sabemos que la cuestión no puede ser solucionada por la policía porque siempre reportamos esos casos y no hacen nada", afirmó.

Mohamed dijo que murieron 56 personas: 30 mujeres, 16 niños y 10 hombres. Agregó que unas 60 vacas fueron sacrificadas y arrojadas al río Tana.

Mgeni, a cargo de un fondo del gobierno para desarrollo, dijo que era un ataque de represalia provocado por incidentes la semana anterior cuando los pokomo protestaron porque los orma pastaban su ganado en sus tierras. Los orma respondieron y mataron a dos pokomo, dijo Kavoo.

Las dos tribus chocan permanentemente, pero la cifra de muertos se había mantenido baja gracias a las reuniones de reconciliación entre los ancianos de ambas agrupaciones, agregó Kavoo.