La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, aseguró hoy que tras la última reyerta en una cárcel del país, que dejó oficialmente 25 muertos y 43 heridos el pasado fin de semana, esos "crímenes tendrán responsables".

En su programa radial semanal, la ministra se refirió al enfrentamiento a tiros en la cárcel Yare I, al sur de Caracas, e informó de que había hablado con los presos, pero no mencionó si además de ese diálogo había ordenado la incautación de las armas que se utilizaron en el recinto de la prisión.

Afirmó en el programa que había invitado a los presos a leer el código procesal penal "porque estos crímenes tendrán responsables. Si van a estar asesinando compañeros nadie los querrá afuera. Intramuros o extramuros los crímenes se pagarán".

Tampoco aludió a versiones de prensa que aseguran que en las últimas horas murió uno de los 43 heridos.

Sin embargo subrayó que en su diálogo los reclusos "no pueden entender que se haya escapado un disparo, porque esa fue la chispa de todo el conflicto".

Según Varela, los presos con los que habló "sintieron vergüenza al saber que el despacho ha hecho todo el esfuerzo posible por mejorar la situación y ellos siguen con la violencia".

Y se refirió también, en declaraciones difundidas por el canal de televisión VTV y en un boletín del propio Ministerio de Servicios Penitenciarios, a los medios de comunicación que, en su opinión, "jamás destacan" el trabajo que su departamento realiza.

"En vez de hablar de muerte, tengo 4.200 personas incorporadas en áreas de trabajo, agricultura, herrería, carpintería, entre otros", sostuvo, y los medios de comunicación "jamás destacan eso", porque "para ellos el trabajo en las cárceles no existe".

El Gobierno del presidente Hugo Chávez no ha escondido la gravedad de la situación en las prisiones y el propio gobernante ha llegado a compararla con un "cáncer".

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), que califica de ineficaz la política penitenciaria gubernamental, ha contabilizado 304 muertos y 527 heridos en las 35 prisiones venezolanas durante el primer semestre del año, un aumento del 15 % en relación a sus estadísticas del mismo período de 2011.