La policía halló el miércoles el cuerpo del líder obrero Juan de Dios Sáenz con al menos diez impactos de bala y en el fondo de un pozo de su casa en el este de Honduras, tras arrestar a su hijo bajo sospecha de que él lo mató.

Sáenz, de 47 años, era presidente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma, la principal del país, en la que también era profesor de inglés.

Vivía con su familia en el barrio La Granja de Juticalpa, a unos 160 kilómetros al este de Tegucigalpa.

"El cadáver de Sáenz lo descubrimos en un pozo de agua potable con diez impactos de bala en el tórax", dijo en rueda de prensa el jefe militar de Juticalpa, coronel Rigoberto Contreras.

Su hijo Allan Johan Sáenz, de 23 años, está detenido.

Contreras dijo la policía arrestó al joven cuando salía de Juticalpa en el automóvil de su padre con rumbo a Tegucigalpa.

"Aparentemente el joven huía"; subrayó Contreras. "Y lo investigamos porque creemos que él cometió el crimen".

Martha Sáenz, hermana del líder sindical, dijo al canal 5 de la televisión local que "el responsable de la muerte de Juan de Dios es su propio hijo, quien es drogadicto".

Informó que el joven reside en la capital y llegó el lunes a Juticalpa a visitar a su padre.

Los bomberos retiraron el cuerpo de Sáenz del pozo de unos 50 metros de profundidad, donde las autoridades suponen fue arrojado el martes.

La rectora de la Universidad Nacional, Julieta Castellano, dijo en un comunicado que "lamento esta tragedia... y estaremos atentos para que la policía resuelva con prontitud este asesinato".