La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, se reúne hoy en El Cairo con el presidente egipcio, Mohamed Mursi, para negociar la puesta en marcha de un programa de ayuda financiera con este país.

Lagarde se entrevistará con Mursi esta mañana después de hacerlo con el primer ministro, Hisham Qandil, y otros miembros del gabinete como el titular de finanzas, Mumtaz al Said.

El pasado febrero, Egipto pidió al FMI un préstamo de 3.200 millones de dólares y otro de 1.000 millones de dólares al Banco Mundial (BM), pese a que en la segunda mitad de 2011 rechazó un programa similar de ayuda con el argumento de que prefería financiarse con recursos internos.

Al Said señaló recientemente que Egipto confía en que el préstamo pueda ampliarse hasta los 4.800 millones de dólares, debido a los graves problemas que atraviesa la economía egipcia, lastrada por el déficit presupuestario y la carencia de divisas generada por el descenso del turismo.

"La visita de la directora gerente es un reflejo del continuo compromiso del FMI para apoyar a Egipto y su pueblo durante este histórico periodo de transición", afirmó el organismo internacional en un breve comunicado.

Tras la elección en junio de Mursi, el FMI anunció su disposición a "apoyar a Egipto" ante los "significativos desafíos económicos" que afronta, y calificó el nombramiento de un presidente como "un importante paso adelante".

La agencia de calificación Fitch subrayó en un comunicado la semana pasada que este crédito sería un "importante catalizador" para obtener el apoyo de otras organizaciones.

Hace ocho días, las autoridades egipcias firmaron un acuerdo con el Banco Mundial para recibir un préstamo por valor de 200 millones de dólares, que serán destinados a financiar un programa gubernamental para ofrecer más oportunidades de trabajo.