La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó hoy preocupación por el anuncio del Gobierno de Bolivia de demandar a la Agencia de Noticia Fides (ANF) por presuntas calumnias contra el presidente Evo Morales.

Según esa organización, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo el 17 de agosto que presentará una "querella criminal" contra la ANF por "calumniar" a Morales por una nota titulada "Evo dice que si se hambrea en el oriente es por 'flojera'", incluida en un recuadro que acompañó una información principal sobre un discurso del mandatario.

Romero declaró que la querella pretende "sentar un precedente", agregó la SIP en un comunicado.

Por su parte, la ministra de Comunicación, Amanda Dávila, "acusó" públicamente a la ANF de que "de manera sistemática viene distorsionando las declaraciones de las autoridades" y llamó "malicioso, tendencioso y provocador" el artículo de la agencia.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gustavo Mohme, dijo que "resultan desacertados, preocupantes y más cercanos a acciones intimidatorias los planteamientos de dos funcionarios del Gobierno contra la agencia noticiosa".

Mohme, director del periódico peruano La República, destacó "preceptos contenidos en la Declaración de Chapultepec que consignan que ningún medio de comunicación o periodista debe ser sancionado por difundir la verdad".

La acusación de las autoridades fue rechazada por la ANF, fundada en 1963 por su actual director, el sacerdote jesuita José Gramunt de Moragas.

La ANF aclaró que antes de que la agencia distribuyera el artículo referido, al menos dos canales de televisión difundieron extractos del discurso, retomados a su vez a través de la red social Twitter, según la SIP.

Durante el discurso, Morales dijo que en el oriente del país, "donde todo el año se produce sólo por flojos podemos hambrear, mientras que en el Altiplano (occidente) es diferente".

En otro incidente registrado en Bolivia el pasado fin de semana, la SIP indicó que solicitó a las autoridades investigar las circunstancias que condujeron a la retención del periodista Jimmy Arias y el camarógrafo Johnny Callapa, del canal estatal Bolivia TV de Cochabamba, en la población de Santa Clara.

También pidió castigar a los responsables de ese hecho.

Los periodistas llegaron el 18 de agosto a la zona para cubrir un proceso de consulta a los pobladores - pertenecientes a las comunidades del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis)- sobre la construcción de una carretera interdepartamental.

"Con la ayuda de lugareños, los periodistas lograron huir de sus captores quienes, según declaraciones de Arias, pertenecerían a otras comunidades que se oponen a la consulta popular. Fueron rescatados el lunes 20 de agosto en la noche", precisó la SIP.