La ONU confirmó hoy que el secretario general, Ban Ki-moon, asistirá a la cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA o Noal), que celebrará en los próximos días en Irán, ocasión que aprovechará para explicar al régimen iraní "lo que el mundo espera de Teherán".

"El secretario general tiene la obligación de hacer este esfuerzo", dijo a la prensa el portavoz de Ban, Martin Nesirky, quien aseguró que el máximo responsable de la ONU explicará a Irán lo que la comunidad internacional espera en cuanto "a su programa nuclear, el terrorismo, los derechos humanos y la crisis en Siria".

Pese a la oposición mostrada a esa visita por Israel y Estados Unidos, Ban estará en Teherán desde el 29 al 31 de agosto, cuando además de trabajar junto a países que representan a dos tercios de los miembros de la ONU tratará de asuntos "urgentes para la estabilidad regional y el bienestar del pueblo iraní".

"El secretario general es completamente consciente de las sensibilidades que despierta esta visita y ha escuchado las recomendaciones de quienes le han sugerido que no atienda, pero tiene responsabilidades que está decidido a cumplir con el MPNA y con el nivel de preocupación internacional relacionada con Irán", explicó Nesirky.

La presencia de Ban en esta reunión del MPNA, una organización que agrupa a 120 países miembros de la ONU, de la que es también parte observadora, ha sido criticada por Israel y Estados Unidos, al considerar que daría legitimidad al régimen de Teherán en un momento de alta tensión entre los Gobiernos iraní e israelí.

Sin embargo, para la ONU su asistencia es "oportuna e importante", defendió el portavoz, "no pese a esa preocupación sino debido a ella", por lo que aprovechará para trasladar "directamente" a los altos rangos de las autoridades iraníes esas preocupaciones y para "fomentar respuestas positivas y constructivas".

"No asistir sería una oportunidad perdida", defendió Nesirky, quien añadió que el máximo responsable de la ONU recordará a Irán "sin ambigüedades" que, "como Estado miembros de Naciones Unidas debe abstenerse de amenazar con el uso de la fuerza a otro miembro".

La presión para que Ban no fuera a la cumbre de los No Alineados se incrementó en los últimos días tras las repetidas declaraciones de dirigentes iraníes, en las que aseguran que Israel es "un tumor canceroso" que se debe eliminar de Oriente Medio, y han señalado que el derecho de Israel a existir no puede ser puesto en duda.

Tanto Ban como la Unión Europea (UE) y Estados Unidos han condenado esas repetidas declaraciones de dirigentes iraníes en los últimos días.

Nesirky señaló que la visita de Ban constituirá también "una prueba" para ver "la voluntad de Irán para lograr una solución dialogada a la crisis en Siria", ya que es necesario que "todos los actores con influencia en la región presionen a las partes, particularmente al Gobierno sirio, para que detengan la escalada de las hostilidades y avancen hacia una solución política".

La ONU había evitado hasta hoy confirmar la presencia de Ban en la cumbre, que se celebrará del 26 al 31 de agosto, mientras que la organización de la misma y otras fuentes dieron por hecho que el diplomático iraní viajaría a Irán.