Si hay algo que le atrae al actor Jeremy Renner son las historias con personajes imperfectos, aquellas con héroes fallos y villanos simpáticos, muy al estilo de lo que el dramaturgo William Shakespeare retrató en su obra.

Por eso, cuando le llegó la oportunidad de protagonizar la cuarta entrega de la saga "Bourne", "The Bourne Legacy" ("El legado Bourne"), el actor estadounidense no dudó en aceptar el papel de Aaron Cross, uno de los agentes creados por el programa "Outcome" del Departamento de Defensa, diseñados para funcionar en solitario en misiones de alto riesgo.

"Soy un gran creyente de la mitología griega, por eso pienso que sólo hay 12 historias que contar. Shakespeare en su obra tiene héroes fallos, y para mí 'El legado Bourne' muestra a un Aaron imperfecto", dijo Renner el miércoles durante una conferencia de prensa en la Ciudad de México, donde la cinta se estrena el viernes, al igual que en el resto de Latinoamérica.

Renner, quien tomó el lugar que Matt Damon ocupó en las tres cintas anteriores de saga, explicó que el papel le llevó superar muchos retos físicos, pero también ayudar al director Tony Gilroy a construir un personaje capaz de sacar adelante la historia sin tener que sobreexplicar las cosas.

"Soy un gran fan de la franquicia", dijo. "Me encantó este nivel de autenticidad y también que se pone gran atención a la lucha del personaje. Además, trabajar al lado de Edward Norton, uno de mis mentores, francamente me hizo sentir muy afortunado".

Y en esa misma búsqueda de personajes complejos y humanos, el actor de 41 reveló que ya entabló contacto con el realizador mexicano Alfonso Cuarón, con quien podría trabajar en el futuro.

"Hablé ayer con él (con Cuarón), soy gran admirador de sus filmes y he hecho cierta diligencia para poder trabajar juntos en un futuro cercano", dijo. "Nos caímos muy bien, hay empatía y ojalá sea posible concretar algo".

Nominado al Oscar en dos ocasiones, al mejor actor por "The Hurt Locker" (2008) y a mejor actor de reparto por "The Town" (2010), Renner también alabó el trabajo de otro cineasta mexicano: Guillermo del Toro. "Me encantan sus películas y puedo anticipar que sus próximos trabajos están maravillosos. Me motiva el hecho de trabajar con gente talentosa e inteligente", expresó.

En 20 años de carrera actoral, el californiano ha participado en diversos filmes de acción, entre los que destacan "Mission: Impossible - Ghost Protocol" ("Misión imposible: Protocolo fantasma") y "The Avengers" ("Los Vengadores"). En todo caso, para Renner, en su mayoría, los proyectos lo han elegido a él. "El legado Bourne" no fue la excepción.

Por lo anterior, el histrión afirmó que no teme que su trabajo sea comparado con el de Damon.

"No tengo miedo y estoy consciente de que las comparaciones son inevitables, pero tampoco es problema mío. Mi principal preocupación radicaba en ayudar al director en la creación del personaje de Aaron y en dar lo mejor de mí en el set".

Incluso dijo que si se diera la oportunidad de trabajar con Damon aceptaría encantado, no sólo por la gran admiración que siente por su colega, sino por el reto que esto le representaría.

"Estoy abierto a las posibilidades, soy un gran fan suyo y quién sabe, podríamos estar juntos en esta franquicia de 'Bourne", si el público y la misma historia lo permiten, podemos hacerlo", señaló.

"El legado Bourne" marca una nueva etapa en la historia original de Robert Ludlum, luego de que el director Paul Greengrass y el actor Matt Damon concluyeran su participación en la saga, y el guionista Tony Gilroy asumiera el reto de dirigir la cuarta entrega de la mano de Renner.

El filme debutó a principios de mes en el primer puesto de la taquilla estadounidense, donde facturó 38,1 millones de dólares en su fin de semana de estreno.