Con pitcheo hermético, una sólida defensa y bates potentes, Japón se clasificó el miércoles a la final internacional de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas tras vencer 4-1 a Panamá.

Kotaro Kiyomiya conectó un jonrón en la primera entrada y el pitcher abridor Ryuji Osada ponchó a siete.

El zurdo Kiyomiya exhibió un poder prodigioso para sus 13 años. Su batazo viajó 310 pies, cayendo en la loma situada detrás del muro del jardín derecho.

Panamá fabricó su carrera en el quinto inning cuando Edwin Nieto anotó desde primera tras un doble de Daniel Cruz y un error. Pero Osada sacó al siguiente bateador con un rodado al campocorto para poner fin a la amenaza.

Japón fue el campeón en 2010 y ha disputado la final internacional en cuatro de las últimas cinco ediciones. Ahora, la novena de Tokio está a dos victorias de conseguir otro título para Japón.

Los panameños de la ciudad de Aguadulce se las verán el jueves con México en un partido que definirá el rival de Japón en la final internacional el sábado.