El ministro de Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, pidió al Cuarteto de Madrid que presione a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para que celebre elecciones generales con la intención de apartar del poder a su presidente, Mahmnud Abás.

En su carta, de la da cuenta hoy el diario "Haaretz", el jefe de la diplomacia israelí califica al Gobierno palestino en Cisjordania de "despótico" y "plagado de corrupción", y considera que Abás se ha convertido en un obstáculo para la paz en Oriente Medio.

"Debido a la debilidad de Abás y su postura de no renovar las negociaciones (de paz) (..), ha llegado el momento de considerar una solución creativa, de pensar desde afuera, con el fin de fortalecer el liderazgo palestino", afirmó Lieberman en la carta que envió a los responsables de Exteriores de EE. UU., Rusia y la Unión Europea.

También despachó una copia al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, cuarto miembro del Cuarteto.

Fechada el 20 de agosto, la misiva incluye un llamamiento para celebrar elecciones en el territorio ocupado de Cisjordania, de las que salga un "nuevo, legítimo y esperemos que realista liderazgo palestino".

"Las elecciones en la ANP debieron celebrarse en 2010 pero han sido aplazadas varias veces", recuerda el ministro israelí, que asegura que sólo un nuevo liderazgo palestino podrá hacer avanzar el proceso de paz.

La última vez que Israel y la ANP negociaron fue en septiembre de 2010, pero los palestinos se retiraron después de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, no renovara una moratoria parcial de diez meses que había decretado en la construcción de asentamientos.

Desde entonces Abás mantiene que sólo regresara al diálogo cuando Israel cese de construir en las colonias, una postura rechazada de plano por el gobierno israelí.

Lieberman también menciona en su carta algunos de los últimos gestos que Israel ha tenido con los palestinos, entre ellos la firma de un acuerdo económico, la concesión de miles de permisos de trabajo en Israel, la retirada de retenes militares en Cisjordania y la devolución de un centenar de cadáveres de terroristas.

"Desafortunadamente, a pesar de estas medidas (..) vemos un incremento en la actividad de los palestinos contra Israel a nivel diplomático y legal", se queja ante el Cuarteto en su carta, en la que conjetura con que Abás "bien no está interesado o bien no es capaz" de lograr un acuerdo de paz que ponga fin al conflicto.

Una fuente de Exteriores dijo al diario "Haaretz" que la carta responde a la insatisfacción del ministro del trabajo de sus embajadores en capitales europeas, a los que ayer, en una reunión en Jerusalén, responsabilizó de no haber sabido trasladar la postura de Israel en el proceso de paz y de la importancia de sus gestos hacia los palestinos.

"Un ministro de Exteriores que me visitó me vino con quejas en el asunto de los palestinos. Le conté los gestos que habíamos tenido y me contestó: Interesante. No había oído de ellos", dijo en la reunión.

Lieberman exhortó a sus diplomáticos a "transmitir el mensaje con claridad" y les instó a abandonar la postura de "auto-desprecio" desde la que actúan porque los gestos que ha tenido Israel "no deben ser (interpretados) como algo natural".