El presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, ve de momento "difícil" que su club pueda cerrar el fichaje del español Javi Martínez, debido a la resistencia del Athletic de Bilbao.

"De momento, es difícil que el fichaje pueda realizarse", dijo Hoennes en declaraciones al canal privado de noticias n-tv.

"En Bilbao la gente es bastante terca y parecen estar dispuestos a explotar todas las posibilidades que hay para que el fichaje no se realice", agregó Hoeness.

Javi Martínez tiene una cláusula de rescisión en su contrato con el Athletic de Bilbao que asciende a los 40 millones de euros, lo que sería una cifra récord en la historia de los fichajes del Bayern Múnich.

Según versiones que han circulado en Alemania, y que no han sido desmentidas por el Bayern, el jugador estaría dispuesto a pagar indirectamente parte de la cláusula renunciando a parte de su salario en el contrato de cinco años que firmaría con el club bávaro.

El fichaje ya ha sido aprobado por el Consejo de Vigilancia del Bayern -órgano que debe aprobar todos los traspasos de jugadores y los desembolsos- pero, según ha explicado el presidente del Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge, las modalidades previstas para el pago de la cláusula presentan problemas de diversa índole.

"La cláusula está diseñada de una manera tan complicada que presenta problemas jurídicos y fiscales", dijo Rummenigge en declaraciones a la página web del Bayern.

"Esos problemas serían relativamente fáciles de resolver si el Athletic de Bilbao se mostrara cooperativo, pero ese no es el caso", agregó Rummenigge.

En medios alemanes ha circulado una versión según la cual el problema central está en que Javi Martínez debería pagar la cláusula para liberarse de su contrato.

La fórmula obvia sería que el Bayern entregará el dinero a Javi Martínez para que éste se liberase de su contrato, pero entonces el jugador podría tener que pagar cerca de 6 millones de euros por esos 40 millones que serían vistos por el fisco como ingresos.

Por ello, el Bayern viene buscando un pago directo al club vasco, a lo que éste al parecer se niega.