Bao Bao, el último gran oso panda de la capital alemana, ha muerto hoy a los 34 años en su recinto del parque zoológico de Berlín, informó un portavoz del centro.

La muerte de Bao Bao, que vivía en solitario desde hace cinco años, ha sido por causas naturales tras una larga vejez, teniendo en cuenta que los pandas en libertad viven de media no más de 14 años.

Este oso, una de las grandes atracciones del Zoo de Berlín, llegó a la capital alemana en 1980 junto a su compañera Tjen Tjen como regalo del Gobierno chino al entonces canciller federal Helmut Schmidt.

La primera compañera de Bao Bao falleció en 1984, y su segunda pareja, la osa Yan Yan, en 2007, sin que llegara a reproducirse con ninguna de ellas.

Tan solo unos 1.600 pandas viven aun en libertad en reservas naturales de China, mientras en Europa únicamente los zoológicos de Madrid y Viena cuentan con ejemplares de estos plantígrados.