Los estudiantes secundarios convocaron hoy a un total de catorce marchas en la capital chilena en el marco del paro nacional que realizarán este jueves en demanda de una educación pública gratuita y de calidad.

Por primera vez desde que comenzaron las movilizaciones en mayo del año pasado, los jóvenes han convocado a marchar esta vez en cuatro municipios del sector oriente de Santiago como son Las Condes, La Reina, Ñuñoa y Providencia.

"La convocatoria de mañana se trata de un hecho histórico en cuanto a movilizaciones y busca ratificar las demandas históricas pero también descentralizar las marchas", señaló a los periodistas la vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), Eloísa González.

"Sabemos que podemos contar con las fuerzas, hay distintas organizaciones sociales que apoyan las movilizaciones e incluso las tomas", agregó González.

La Intendencia Metropolitana aseguró hoy a la prensa local que ninguna de las catorce marchas convocadas por la Aces, en la capital chilena, cuenta con el permiso de la autoridad, ya que los estudiantes no ingresaron ninguna solicitud al respecto.

En esta línea, Eloísa González dijo a los periodistas que los jóvenes no necesitan permiso de la Intendencia para realizarlas "ya que caminaremos por las veredas sin interrumpir el tránsito".

Los estudiantes luchan desde el año pasado por una educación pública, gratuita y administrada en el nivel básico y secundario por el Gobierno central y no por los municipios, como ocurre en la actualidad.

A nivel universitario buscan el fin del lucro existente en muchos centros privados y de los altos costes de las carreras, que deben solventar con créditos del sistema financiero.

El Gobierno ha respondido con ofertas de créditos más baratos, más becas y una reforma tributaria que se debate en el Congreso, que busca recaudar hasta 1.000 millones de dólares para la educación, pero se niega a los cambios estructurales del sistema que exigen los estudiantes.

En el marco de la movilización estudiantil, hoy miércoles fue ocupado nuevamente por sus alumnos el Instituto Nacional, el más emblemático de los colegios públicos del país, al poco rato que lo abandonaran los carabineros que se mantenían en el establecimiento desde el pasado lunes para evitar la ocupación.

En tanto, fuentes médicas informaron este miércoles que permanece "en extrema gravedad" el estudiante que esta madrugada sufrió una caída mientras realizaba labores de vigilancia durante una ocupación pacífica del Liceo Industrial de Miraflores, en la ciudad balneario de Viña del Mar, 128 kilómetros al noroeste de Santiago.

El subdirector del hospital Carlos Van Buren, de Valparaíso, Leonardo Díaz, indicó que Leonardo Araneda Mercado, de 18 años, se encuentra internado en la Unidad de Cuidados Intensivos de ese recinto conectado a ventilación mecánica y con apoyo de fármacos. "Su condición actual es bastante delicada", apostilló.

Según comentaron sus compañeros, el muchacho se encontraba en el techo de uno de los pabellones del establecimiento cuando resbaló y se precipitó al suelo desde una altura de siete metros. Producto del accidente resultó con fractura de cráneo y daño cerebral.

El ministro de Educación, Harald Beyer, quien expresó la solidaridad del Ejecutivo al estudiante y su familia, dijo que las protestas de los jóvenes están dañando la educación pública.

Siempre en la línea de las ocupaciones, unos 25 estudiantes se tomaron hoy por unas dos horas la sede de la Unesco en Santiago, mientras otros jóvenes se encadenaron al ministerio de Hacienda.

También las dependencias de la secretaría regional ministerial de Educación fueron ocupadas por varios estudiantes que posteriormente las abandonaron sin incidentes.

En ninguna de las situaciones hubo detenidos por parte de la Policía.