La influyente Cámara de Comercio de EE.UU. instó hoy al Congreso a que apruebe una medida para establecer de forma permanente las relaciones comerciales con Rusia, ahora que ese país ingresó a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El presidente de la Cámara de Comercio de EE.UU., Thomas J. Donohue, dijo en un comunicado que el ingreso de Rusia a la OMC supone beneficios para el resto de los miembros de la organización, ya que ese país pondrá en marcha reformas "para agilizar la apertura de su mercado, proteger la propiedad intelectual y fortalecer el imperio de la ley".

"El mundo entero está listo, menos Estados Unidos. Mientras el Congreso no apruebe normalizar de forma permanente las relaciones comerciales con Rusia, Moscú se sentirá libre de negar a EE.UU. los beneficios plenos de sus reformas", advirtió Donahue.

Debido a la inacción de EE.UU., aseguró, las compañías de Europa y Asia han conseguido una posición de ventaja en el mercado ruso.

En cambio, a Estados Unidos "no le cuesta nada" normalizar las relaciones comerciales con Rusia y se beneficia mediante la creación de empleos, argumentó Donohue, cuyo grupo representa los intereses de más de tres millones de empresas en EE.UU.

Rusia se convirtió hoy oficialmente, tras casi dos decenios de tortuosas negociaciones, en el miembro número 156 de la OMC y abrirá así al mundo un mercado de más de 140 millones de consumidores.

La adhesión de Rusia a la OMC ha tendido una fuerte oposición en el país, sobre todo de los comunistas, que incluso recurrieron -sin éxito- esta decisión ante el Tribunal Constitucional por considerarla altamente lesiva para los intereses rusos.

El pasado 18 de julio, el Comité de Finanzas del Senado de EE.UU. aprobó de forma unánime una medida que establece de forma permanente las relaciones comerciales con Rusia.

Según los partidarios de esa medida, que debe ser aprobada en el pleno de ambas cámaras del Congreso, las exportaciones anuales de EE.UU. a Rusia se duplicarían en un plazo de cinco años.

Rusia es la séptima economía más grande del mundo y podría superar a Alemania y Japón para el año 2040, por lo que las ganancias a largo plazo por un incremento en las exportaciones estadounidenses serían aún mayores, agregan.

Según un análisis de la Cámara de Comercio de EE.UU., las exportaciones de productos y servicios estadounidenses a Rusia, que en 2011 alcanzaron alrededor de 11.000 millones de dólares, "podrían duplicarse o triplicarse" con el ingreso de Rusia a la OMC.