El Tribunal Supremo de la India aplazó hoy hasta septiembre el inicio del juicio que enfrenta a la farmacéutica multinacional Novartis con los fabricantes de genéricos del gigante asiático, informó a Efe una fuente de la compañía.

"No ha habido vista hoy. Se ha aplazado hasta el próximo 11 de septiembre", explicó a Efe la portavoz de Novartis en la India Svetlana Pinto.

El juicio, que tenía previsto su inicio hoy, debe resolver si se concede una patente en la India al medicamento anticancerígeno Glivec de la multinacional, actualmente reemplazado en el mercado por versiones indias mucho más baratas.

Los analistas creen que una sentencia favorable a Novartis podría tener un efecto dominó en otras disputas similares y poner en peligro que la India continúe siendo el principal suministrador de genéricos del mundo, especialmente a países en vías de desarrollo.

La India dejó en 1970 de conceder patentes de medicamentos, pero la ley fue enmendada en 2005 en cumplimiento con la normativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC), de la que el gigante asiático es estado miembro.

Nueva Delhi se abrió entonces a admitir el registro de medicamentos pero estableció el merecimiento de la patente en función de que el fármaco presentase una innovación significativa.

En el caso de Novartis, que lleva seis años inmerso en una batalla legal en la India, diferentes tribunales del país asiático han considerado que su fármaco anticancerígeno no representa una innovación, y por ello la multinacional recurre al Supremo.

En 2006, cuando la India rechazó la patente de la multinacional por el mesilato de imatinib (comercializado como Glivec o Gleevec), el fármaco de Novartis costaba 2.600 dólares por paciente al mes, y las versiones genéricas indias solo 200 dólares.

Según Médicos Sin Fronteras (MSF), "si Novartis gana el caso, se concederían otras patentes como sucede en los países poderosos" y "la India no sería capaz de continuar suministrando a gran parte del mundo subdesarrollado medicamentos asequibles de calidad".

El 80 % de las medicinas que utiliza Médicos Sin Fronteras (MSF) para tratar a 170.000 personas con el virus del sida en el mundo son genéricos indios.