El primer ministro de Belice, Dean Barrow, se mostró hoy seguro de lograr un acuerdo con los acreedores para renegociar bonos de la deuda soberana del país por más de 540 millones de dólares, después de que su Gobierno no pudiera cumplir con un pago parcial de 23 millones de dólares el pasado lunes.

"Estamos seguros de que podemos alcanzar un acuerdo", pero "si Dios quiere que no suceda así, estamos preparados para todas las opciones", señaló Barrow en una rueda de prensa en la capital beliceña, de la que se hicieron eco los medios locales.

Después del impago del pasado lunes, Belice dispone de un período de gracia de 30 días para renegociar la deuda antes de ser declarado en cese de pagos.

Según el portal Belizenews.com, Barrow se mostró confiado en que los tenedores de los bonos pedirán la semana próxima iniciar conversaciones directas con las autoridades del país.

Al respecto, el Banco Central de Belice indicó hoy en su página web que "parece haber consenso general" sobre la necesidad de "algún tipo de alivio de deuda", y subrayó que algunos acreedores han brindado ya a título individual al Gobierno sus puntos de vista sobre cómo salir del atolladero.

Sin embargo, agrega el banco emisor, "la oferta de las autoridades de una reunión cara a cara no ha tenido respuesta del comité de acreedores" y para que se de un "diálogo constructivo", es necesario que ese grupo plantee sus inquietudes y propuestas.

"El Gobierno quisiera que está operación (de renegociación) se diera en 2012, pero obviamente para eso se requiere de la buena fe y cooperación de los tenedores de bonos".

En la rueda de prensa, Barrow afirmó que en su opinión en las conversaciones se hablaría fundamentalmente del "grado" de reducción de la deuda y manifestó su firme determinación de situarla en un nivel "sostenible".

El primer ministro fue interrogado acerca de las reacciones negativas que han tenido hasta ahora unas indicaciones de posibles escenarios planteadas por Belice, entre las que, según los medios locales, están la de reducir el principal de la deuda hasta un 45 % y las tasas de interés en al menos 1,5 puntos porcentuales, además de extender el plazo de vencimiento de los llamados "superbonos", que es el año 2029.

Al respecto, Barrow dijo estar seguro de que se llegará a una "solución negociada" con los acreedores y no temer efectos como la falta de crédito o demandas judiciales de los tenedores de bonos, tras lo sucedido en Argentina, Ecuador y otros países con historial de cese de pagos.

"No creo que los tenedores de bonos de países que cayeron en cese de pagos, como Argentina y Ecuador, por ejemplo, hayan llegado muy lejos en sus intentos de embargar los activos de esos países en el extranjero. Además, no se de ningún activo que este país (Belice) tenga en el extranjero", respondió según Belizenews.com.

Belice, una antigua colonia británica, debe 544 millones de dólares a acreedores extranjeros por los llamados "Superbonos", con vencimiento en 2029, según ese portal.

La deuda externa del país centroamericano, antes llamado la Honduras británica, asciende a 1.100 millones de dólares, según medios del país.