Docenas de edificios, entre ellos varias viviendas, fueron destruidos en los incendios forestales que arrasaban los alrededores de Manton, una comunidad del norte de California, dijeron los bomberos el martes por la noche.

Cuadrillas de bomberos que inspeccionaron el martes el área rural determinaron que 50 edificios habían sido destruidos, informó Daniel Berlant, vocero de los bomberos.

Berlant indicó que los edificios que estaban diseminados por una vasta área rural en su mayoría eran residenciales.

El incendio, que fue provocado por un rayo el sábado ha consumido 85,47 kilómetros cuadrados (33 millas cuadradas) y continúa amenazando a centenares de viviendas.

Casi 1,900 bomberos luchaban para sofocar los incendios sobre la zona escarpada cubierta de densa vegetación que amenazaban unas 3.500 viviendas en pueblos remotos como Shingletown, Manton y Viola, 274 kilómetros (170 millas) al norte de Sacramento.

Eric Kiltz, coordinador del servicio de emergencia para la Cruz Roja Estadounidense dijo que "reinaba más la frustración que la ansiedad, y que la gente en general estaba agradecida porque había sido salvada y trasladada a lugares seguros, pese a que habían perdido sus hogares".

El fuego que avanzaba rápidamente es uno de los más destructores que se hayan presentado por el Oeste, donde los rayos encendieron la maleza reseca, ramas y árboles, en un inicio prematuro en la temporada de incendios.

El gobernador Jerry Brown anunció el martes que soldados de la Guardia Nacional brindarán asistencia a los esfuerzos de los bomberos. La noticia fue conocida un día después que la Agencia Federal de Manejo de Emergencias dijo que ofrecía fondos federales para combatir el fuego.