La Policía uruguaya desbarató una organización internacional que reclutaba mujeres y las trasladaba a Europa para ejercer la prostitución bajo amenaza, confirmaron hoy fuentes policiales.

Unas quince personas, entre los que están dos hermanos que serían los líderes del grupo, fueron detenidas y por los menos diez mujeres fueron citadas a declarar por la Justicia en calidad de testigos.

El grupo tenía su base de operaciones en los departamentos de Río Negro y Paysandú, en el litoral oeste uruguayo y a unos 400 kilómetros de Montevideo.

Jóvenes y mujeres, por lo general de familias de escasos recursos económicos, eran reclutadas mediante engaños y luego presionadas para que ejercieran la prostitución en primera instancia en esos departamentos y en Maldonado, donde se encuentra el principal centro turístico del país.

Tras un tiempo de "entrenamiento", las mujeres eran trasladadas a España e Italia, donde se les retenía el pasaporte y debían ejercer la prostitución callejera, agregaron los informantes.

Una mujer que logró escapar de la organización denunció que estuvo cinco meses secuestrada en España.

El caso es investigado por el juzgado especializado en Crimen Organizado.

Todos los detenidos son uruguayos pero tenían contactos con grupos organizados que se dedican a la prostitución en Europa.