Los cuatro tripulantes de un helicóptero militar Mi-17, de fabricación rusa, murieron hoy al estrellarse el aparato en el norte de Kazajistán, informó el Ministerio de Defensa de esa antigua república soviética en Asia Central

El helicóptero, que realizaba un vuelo de instrucción en una zona próxima a Astaná, la capital kazaja, se precipitó a tierra hacia las 08.00 hora local (02.00 GMT), indicó un comunicado de esa cartera, citado por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

Las autoridades kazajas no adelantaron versiones sobre las posibles causas del accidente, que será investigado por una comisión integrada por representantes de los ministerios del Interior y Defensa, así como de la Fiscalía General.

El Mi-17, una versión modernizada del popular Mi-8, es una de transporte con capacidad para 32 pasajeros o 4.000 kilos de carga interna o externa.

El helicóptero puede ser pertrechado también con cohetes y misiles guiados antitanque.