Costa Rica dijo hoy que espera que la situación política en Paraguay, tras la destitución en junio pasado del entonces presidente Fernando Lugo, se normalice por completo con los comicios convocados para el 21 de abril de 2013 y afirmó que se opone a cualquier sanción que afecte al pueblo paraguayo.

El canciller costarricense, Enrique Castillo, dijo en una entrevista con la cadena internacional estadounidense CNN, que su país se opone a "cualquier sanción que pueda afectar al pueblo paraguayo".

Costa Rica mas bien espera que los comicios permitan al país suramericano "pasar la página" de la crisis política, dijo Castillo.

Fernando Lugo, cuyo mandato se inició el 15 de agosto de 2008, fue destituido el 22 de junio pasado en un juicio político en el Legislativo y reemplazado por su vicepresidente, Federico Franco.

Castillo añadió que su país apoya el último informe del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en el que se asegura que "la situación (paraguaya) desde el punto de vista político es de plena normalidad" y "existen buenas condiciones para iniciar un diálogo político".

Insulza anunció este miércoles en Washington que la OEA enviará en noviembre una misión de observadores a Paraguay con el fin de observar el proceso para las elecciones de abril de 2013 y el diálogo político en el país.

La crisis política derivó en la suspensión de Paraguay en el Mercosur y la Unasur, organismos que consideran que la separación de Lugo del cargo supuso un "quiebre democrático" y que sostienen que solo reconocerán a las autoridades que surjan de las elecciones generales.