Costa Rica defendió hoy la inviolabilidad de las embajadas aunque indicó que tiene dudas sobre si el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange, es de naturaleza política y si se justifica otorgarle la figura del asilo, como ha hecho Ecuador.

El canciller costarricense, Enrique Castillo, dijo en una entrevista con la cadena CNN que su país defenderá siempre el principio de inviolabilidad de las sedes diplomáticas, a las cuales se les debe garantizar absoluta protección y respeto.

Ecuador ha buscado apoyo internacional ante lo que considera una "amenaza" del Gobierno británico de entrar en su embajada en Londres, donde Assange se refugió el 19 de junio pasado para evitar ser extraditado a Suecia, donde es reclamado por la justicia por supuestos delitos sexuales.

"Este es un asunto que no permite excepciones al amparo de leyes locales, sino todo el derecho internacional se acabaría", expresó Castillo al defender la inviolabilidad de las embajadas.

Ecuador concedió asilo a Assange el jueves pasado por considerar que no ha recibido garantías de Reino Unido y de Suecia de que no será extraditado a EE.UU., donde él considera que su vida correría peligro debido a la filtración por parte de WikiLeaks de información secreta.

En ese sentido, el canciller señaló que Costa Rica tiene "dudas" acerca de la aplicación de la figura del asilo en este caso, pues no está seguro de que la persecución en contra de Assange sea de índole política o por delitos comunes, como sostiene Suecia.

A pesar de esto, Castillo subrayó que su país apoyará una resolución propuesta por Ecuador en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) para respaldar la inviolabilidad de las embajadas.

El próximo viernes la OEA celebrará una asamblea extraordinaria para debatir el tema del asilo a Julian Assange, quien recibió el asilo de Ecuador pero no puede salir de la legación a falta de un salvoconducto del Reino Unido, que insiste en extraditarlo a Suecia.