Los casos sospechosos de cólera siguen en aumento en centros hospitalarios públicos y privados de la provincia de Santiago, en el norte dominicano, donde en el municipio de Tamboril al menos 550 personas han sido tratadas en los últimos ocho días con diarrea aguda.

A los casos atendidos en los hospitales públicos de Tamboril y Santiago se agregan otros en clínicas privadas.

Los vecinos de Tamboril, donde se ha producido el mayor número de casos, se quejan de que el agua que reciben es de pésima calidad.

La directora del centro clínico privado Unión Médica, de Santiago, María de León, definió la situación como preocupante ya que de 33 pacientes que atendió en menos de dos semanas, 7 dieron positivos al cólera tras los resultados de pruebas que de inmediato fueron notificadas al Ministerio de Salud Pública.

"Los casos con sospecha de cólera han aumentado enormemente en la clínica y todos son de Tamboril y vienen vía emergencia", declaró De León.

La situación en Tamboril obligó a que hoy se trasladara allí el ministro de Salud Pública, Freddy Núñez Hidalgo, quien visitó el hospital público de ese municipio donde al menos 550 personas han sido tratadas en los últimos días con síntomas de cólera.

El funcionario dijo a medios locales que Salud Pública se mantendrá al frente de la situación hasta que la misma esté bajo control.

Las autoridades sanitarias de Tamboril han coincidido en afirmar que, al parecer, el brote diarreico ha sido causado por la contaminación del agua que consume la población.