Akira Cómic se prepara para celebrar en septiembre que, en su 19 aniversario, se ha convertido en la mejor tienda del mundo, o al menos, así lo han promulgado los "Óscar" del cómic, los Premios Eisner, que han reconocido la aventura de una familia que apostó todos sus ahorros por la pasión de sus dos hijos.

Este año, la edición de los Premios Eisner, que se conceden en la Convención Internacional de Cómics de San Diego (Comic Con), han tenido "sabor español", ya que, además del galardón a la mejor tienda, compartido entre este comercio madrileño y uno canadiense, fue reconocida la colección "Daredevill", de cuyo equipo creativo forma parte el dibujante barcelonés Marcos Martín.

"Es la primera vez que se premia a una tienda española, y la segunda vez que lo recibe un comercio europeo. Lo habían recibido a finales de los noventa en Holanda", explicó a Efe Jesús Marugán Escobar, uno de los miembros de la emprendedora familia fundadora de Akira.

Entre las cosas que llaman la atención nada más entrar en este establecimiento es una gran figura de Darth Vader, el mítico personaje de la Guerra de Las Galaxias, que es un disfraz trabajado durante años por Jesús Marugán y que el realizador español Álex de la Iglesia utilizó para vestir a uno de los personajes de su película "La Comunidad".

También hay fotos para el recuerdo, como la tomada en 1997 con el autor español Carlos Giménez, o la que retrata a la familia Marugán Escobar en octubre de 2004 con el cineasta mexicano Guillermo del Toro, que fue a comprar con su hija por recomendación del actor y director de cine español Santiago Segura.

Hubo que cerrar la tienda porque los clientes, al darse cuenta, no paraban de pedirle autógrafos.

En alguno de estos lugares, colocarán la placa conmemorativa del galardón, que están esperando recibir desde San Diego, y que descubrirán el próximo sábado 15 de septiembre, en una fiesta con clientes y amigos de este amplio establecimiento, situado en el barrio de El Pilar de Madrid, en el noroeste de la ciudad.

Precisamente, esta amplitud (360 metros cuadrados repartidos en dos plantas) es una de las cuestiones valoradas por el jurado del Premio Eisner, que, sin embargo, más que grandes espacios, escoge establecimientos que se emplean a fondo en "buscar cantera de lectores de cómic" y abrir este género a nuevos aficionados.

Y esto forma parte de la filosofía de Akira Cómic, que aconseja a sus clientes, acoge actividades alternativas (como clases de manga), tiene una sección dedicada a "nuevos padres" y un café. Estos fueron algunos de los argumentos que alegó Jesús Marugán en el dossier y en el vídeo de cinco minutos que envió a San Diego.

"Lo habíamos intentamos en 2010; sonaba locura porque era competir en una liga..., pero pagué la novatada del primer año. Lo volvimos a intentar y nos seleccionaron", recordó este librero que se despertó la mañana del sábado 14 de julio con la buena noticia en un mensaje en su teléfono móvil.

El próximo julio, él viajará a San Diego para formar parte del jurado del Premio, que ha puesto el broche de oro a 19 años de trabajo, que comenzaron en 1993 cuando la familia se lanzó a abrir un negocio, apostando por el cómic porque era la pasión de Jesús y su hermano Iván, todavía estudiantes.

Se trataba de dar servicio al Barrio del Pilar, ya que las tiendas de cómics de Madrid están ubicadas en su mayoría en el centro de la ciudad, explica Jesús Marugan, quien reconoce los durísimos comienzos por otra devoradora crisis económica, que coincidió con el "desplome de la burbuja del cómic" que se había generado en Estados Unidos entre 1998 y 1992.

La tabla de salvación fue el popular "Magic: el encuentro", un juego de cartas coleccionables que fue una revolución. "Ahora el sector no tiene una salvaguarda como esa", lamentó el librero, que se congratula, sin embargo, del impulso y la popularidad que están dando las películas al género.