Wall Street abrió hoy con una moderada tendencia alcista y media hora después del inicio de la sesión el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, subía el 0,28 %, de forma que se acercaba a niveles desconocidos desde diciembre de 2007.

Ese índice, que agrupa a 30 de las mayores empresas cotizadas de EE.UU., sumaba a esta hora 36,72 puntos hasta 13.308,36 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 ganaba el 0,41 % (5,87 enteros) hasta 1.424 puntos, y el índice compuesto del mercado Nasdaq el 0,58 % (17,82 unidades) hasta 3.094,03 enteros.

Los inversores neoyorquinos se decantaban por las compras contagiados por los números verdes al otro lado del Atlántico, donde seguía influyendo que el semanario alemán Der Spiegel informara el fin de semana que el Banco Central Europeo (BCE) estudia establecer un umbral de rentabilidad para la deuda soberana de cada país y comprar bonos una vez sea superado.

Sin apenas datos macroeconómicos programados para esta semana en Estados Unidos, los inversionistas se centraban en resultados empresariales como los de la cadena de tiendas de artículos electrónicos Best Buy, que se desplomaba el 6,11 % tras no alcanzar las expectativas de los analistas.

También se encuentran a la espera de que el grupo informático Dell (1,2 %) difunda sus cuentas tras el cierre de la sesión.

Más de dos tercios de los componentes del Dow Jones se colocaban a esta hora en terreno positivo liderados por los bancos JPMorgan Chase (2,89 %) y Bank of America (2,7 %), el fabricante de maquinaria pesada Caterpillar (1,5 %) y el productor de aluminio Alcoa (1,14 %).

En el lado contrario de la tabla se colocaban la farmacéutica Merck (-0,41 %), la aseguradora Travelers (-0,37 %) y la operadora de telefonía AT&T (-0,27 %).

Fuera de ese índice, el gigante tecnológico Apple seguía al alza (0,84 %) un día después de haberse convertido en la empresa con mayor capitalización bursátil de la historia al tocar los 623.520 millones de dólares.

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 97,35 dólares por barril, el oro ascendía a 1.642,1 dólares la onza, el dólar perdía terreno ante al euro, que se cambiaba por 1,2471 dólares, y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años progresaba al 1,83 %.