Cientos de policías en Puerto Rico salieron a las calles para exigir mayores salarios y el pago de nómina atrasada.

Los agentes acusan al gobierno de no cumplir varias leyes que, entre otras cosas, les darían 200 dólares adicionales al mes. Estaban por interponer una queja el martes ante un tribunal de apelaciones.

Puerto Rico tiene la segunda fuerza policial más grande de cualquier jurisdicción estadounidense, con unos 17.000 agentes. El departamento enfrenta críticas por la cifra récord de homicidios registrados el año pasado.

Los fiscales federales también han acusado al departamento de corrupción y de violaciones a los derechos civiles. La Asociación Estadounidense por los Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) entabló dos demandas vinculadas con esas quejas.