Las autoridades interrogaban a cuatro personas con relación a la explosión de una bomba en el sureste de Turquía, que provocó la muerte a nueve personas entre ellas cuatro niños y dejó decenas de heridos, informó la agencia de noticias estatal.

La bomba, que había sido colocada en un vehículo estalló el lunes cerca de una estación policial en Gaziantep, ciudad cercana a la frontera con Siria, hiriendo a docenas de personas.

La agencia Anadolu dijo que la policía antiterrorista detuvo el martes a cuatro sospechosos en Sanliurfa, una provincia vecina. Los detenidos fueron trasladados a Gaziantep para ser interrogados.

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del atentado y los rebeldes curdos insistieron en que no habían participado, sin embargo, el gobierno turco ha culpado a los rebeldes.

Los milicianos curdos, que luchan por su autonomía en el sureste de Turquía, han lanzado ataques contra civiles en el pasado.