La Comisión de Valores de EE.UU. (SEC) anunció hoy que ha recompensado con 50.000 dólares, por primera vez, a un informante dentro de un programa iniciado el año pasado para incentivar que se informe sobre pruebas de fraude.

La revelación del informante sirvió a la SEC para sancionar a una firma financiera con una multa de más de un millón de dólares, aunque por el momento solo han recaudado unos 150.000 dólares.

La recompensa equivale al 30 por ciento de esa última cantidad y se corresponde con lo acordado en la ley Dodd-Frank, con la que los demócratas y la administración de Barack Obama quieren reformar la supervisión financiera.

Si aumenta la recaudación seguiría aumentando el pago.

La SEC inició este programa de revelaciones anónimas de fraude en agosto de 2011 para irregularidades que resulten en una sanción superior al millón de dólares.

La recompensa puede oscilar entre el 10 y 30 por ciento del monto recaudado en la sanción.

En este caso no se ha informado de la identidad del informante o de qué tipo de proceso sancionador se inició.

La presidenta de la SEC, Mary Schapiro, indicó en un comunicado que "el programa ya se ha convertido en un éxito. Hemos recibido pistas de gran importancia que están ahorrando a los investigadores tiempo y recursos".

En el mismo comunicado, el director de cumplimiento de normas de la SEC, Robert Khuzami, dijo que "si este informante no hubiera revelado la dimensión del fraude, probablemente muchos inversores habrían sido víctimas".

El presidente Obama ratificó en 2010 la reforma del sistema financiero, conocida como ley "Dodd-Frank", que restringe las operaciones especulativas de riesgo de bancos y aumenta la supervisión para evitar crisis como la desatada en 2008.