Las deliberaciones en el juicio sobre patentes nultimillonarias entre dos gigantes mundiales de la telefonía celular iban a empezar el miércoles.

En los sumarios de la causa el martes, un abogado de Apple dijo que Samsung tuvo una "crisis de diseño" después del lanzamiento del iPhone y los directivos de la empresa surcoreana estaban determinados a sacarle jugo ilegalmente al éxito del revolucionario dispositivo.

El abogado de Samsung respondió que la empresa de tecnología simple y legalmente está dando a los consumidores lo que quieren: teléfonos inteligentes con pantallas grandes.

Las posturas opuestas fueron reiteradas el martes en la última sesión antes de las deliberaciones del multimillonario juicio por patentes que involucra a dos de las empresas de tecnología más grandes del mundo, después de que una negociación entre los directores generales no lograra resolver la disputa.

Apple Corp. argumenta que Samsung Electronics Co. le debe pagar 2.500 millones de dólares por copiar la tecnología de sus iPhones y iPads cuando lanzó productos similares para competir.

El abogado principal de Apple, Harold McElhinny, afirmó ante el jurado que Samsung ha vendido 22,7 millones de smartphones y computadoras tipo tablet utilizando tecnología copiada de Apple desde junio de 2010, y ha tenido ventas por 8.160 millones de dólares.

"Los daños en este caso deben ser extensos porque la violación ha sido masiva", indicó.

Combinadas, Samsung y Apple tienen más de la mitad del mercado mundial en ventas de teléfonos multiusos. La empresa de California también está pidiendo que Samsung retire sus teléfonos celulares más populares y tablets del mercado estadounidense.

"Apple está pidiendo algo a lo que no tiene derecho", declaró Charles Verhoeven, abogado de Samsung, en sus argumentos de cierre. "En lugar de competir en el mercado, Apple busca ganar en la corte".

Verhoeven dijo que la tecnología ha ocasionado que la mayoría de los fabricantes diseñen productos fáciles de usar con pantallas grandes, rectangulares y redondeadas. Reconoció que Apple tiene productos grandiosos, pero dijo que no tiene el monopolio del diseño que la empresa asegura haber creado.

Se espera que el jurado de nueve personas comience a deliberar el miércoles después de tres semanas de testimonios de expertos en tecnología, profesionales en patentes y directivos de las empresas.

En junio, una jueza falló que la tablet Galaxy 10.1 de Samsung era "virtualmente indistinguible" del iPad de Apple y prohibió su venta en Estados Unidos hasta la solución del caso.

La demanda en Estados Unidos es el más reciente enfrentamiento entre los dos gigantes. También han peleado en cortes de Australia, Reino Unido y Alemania.