Cuando Tupac Shakur apareció en el escenario en el desierto de California a principios de este año, no se trató sólo de una resurrección alucinante, sino también del comienzo de una nueva forma de entretenimiento en vivo.

"Vengan conmigo", dijo el Shakur digital a decenas de miles de fans enloquecidos con su aparición y al parecer también a otros artistas.

El patrimonio de Elvis Presley anunció que ha autorizado hologramas del Rey del Rock, el de Marilyn Monroe ha expresado interés y son muchas más las estrellas cuyos admiradores morirían por verlas actuar de nuevo.

Los avances del arte digital lo hacen hoy todo posible, ofreciéndole a los herederos de celebridades nuevas oportunidades comerciales y creativas, pero también algunos dilemas éticos.

"Creo que arañamos la superficie con Tupac", dijo Dylan Brown, un cineasta que junto al director Philip Atwell y los efectos del estudio Digital Domain ayudó a dar vida al holograma de Shakur. "Si se hace con buen gusto, como se hizo el de Tupac, pienso que podría ser una maravillosa forma de entretenimiento".

Brown, propietario de The Yard Entertainment, y Atwell, dueño de Geronimo Films, habían jugado con la idea de usar hologramas en conciertos por una década, pero la tecnología no estaba ahí. Brown, quien trabaja de cerca con Snoop Dogg y Atwell, sabía que una vez que escogieron a Shakur para el debut holográfico tendría que ser más que una simple maravilla tecnológica.

"Queríamos ante todo ser realmente respetuosos con su familia", dijo Atwell. "Queríamos hacer algo que no fuera de mal gusto".

La reacción al holograma de Shakur fue enorme. El espectáculo generó 15 millones de vistas en YouTube en apenas 48 horas y ganó un premio en el principal festival de la comunicación creativa Cannes Lions.

"Uno comienza a abrir todo un nuevo universo de cuestiones legales", dijo Ed Ulbrich, director creativo de Digital Domain, que también está trabajando en los hologramas de Presley. "Queremos ser muy respetuosos de estas leyendas e íconos".

Por ser bidimensional, el de Shakur no fue un verdadero holograma, lo que, por definición, es una imagen tridimensional (Ulbrich apunta que la tecnología aún no ha llegado hasta ese punto). Es más bien una vívida creación digital que el público está mucho más acostumbrada a ver en el cine, excepto que aquí no hay una pantalla.

Brown y Atwell dicen que parte del reto fue integrar la actuación de Shakur dentro de un show más grande que incluyó a Snoop Dogg, Dr. Dre y otros.

La entrada y salida de Shakur debió ser cuidadosamente planificada para que encajara con el espectáculo y los creadores optaron por que su imagen se descompusiera en una nube de polvo dorado. Brown y Atwell dijeron que la disolución les pareció lo más apropiado. "Él tiene una mística y ese aura que incluso trasciende la muerte", dijo Brown.

Las estrellas, o sus herederos, ejercen un gran control sobre cómo sus nombres, voces e imágenes son usadas después de su muerte a través de la protección de su imagen, marca y derechos de autor, y ahora los hologramas les ofrecen un nuevo elemento a tomar en consideración.

Antes del cine digital, la abogada Laura Zwicker dijo que la pregunta de sus clientes se reducía a "¿Podrás usar mi foto?". Ahora, deben considerar si regresarán a la gran pantalla, si serán insertados en anuncios comerciales o de regreso al escenario, dijo Zwicker, un asesor económico de la oficina de Los Angeles de la firma Greenberg Glusker.

Los derechos de imagen de las celebridades varían alrededor del país y los herederos de las estrellas disfrutan en California de 70 años de protección. Indiana ofrece 100 años y otros 16 estados tienen leyes que protegen la imagen de celebridades, dijo Jeremiah Reynolds, un abogado de la firma Kinsella Weitzman Iser Kump y Aldisert. La firma maneja numerosos asuntos de propiedad intelectual, incluyendo aquellos relacionados con el patrimonio de Michael Jackson.

Mientras los hologramas probablemente están cubiertos por leyes existentes, los potenciales desafío legales se enfocan en si la actuación es protegida por la Primera Enmienda de la Constitución, sobre libertad de expresión. "Uno se mete en áreas muy subjetivas sobre qué es artístico", dijo Reynolds.

El patrimonio de Marilyn Monroe amenazó con tomar medidas legales a principios de este año contra una compañía que dijo estaba trabajando en un espectáculo digital usando la imagen de la leyenda de Hollywood. La tecnología para hologramas y otras actuaciones digitales es fascinante, dicen los encargados del patrimonio en Authentic Brands, pero sólo se asociarían con gente capaz de ofrecer un producto de primera.

Brown y Atwell dijeron que sintieron una enorme presión para asegurarse de que la actuación de Shakur fuera digna como introducción a una nueva forma de entretenimiento en vivo.

"También espero que la gente que nos siga lo haga con el mismo cuidado y el mismo sentido de dedicación porque me disgustaría mucho ver una mala versión de Marilyn Monroe, una mala versión de Elvis ahí", dijo Brown.

Brown y Atwell están orgullosos de que Shakur esté encabezando la revolución del holograma.

"Somos parte de la generación del hip hop", expresó Brown. "Eso muestra el crecimiento de esta cultura, de ese negocio y dice mucho de aquello a lo que hemos dedicado parte de nuestras vidas".

"Hubo una época, hace 15, 20 años, cuando la gente esperaba ver desaparecer el hip hop", añadió. "Ahora no sólo el hip hop está aquí para quedarse, sino que incluso si te mueres te traeremos de regreso".

___

Anthony McCartney está en Twitter como http://twitter.com/mccartneyAP