El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, aseguró hoy que el acuerdo firmado el domingo para superar la crisis entre los poderes Legislativo y Judicial acata los fallos que desataron el conflicto en junio pasado al anular la elección de 20 magistrados y ordenar designarlos de nuevo.

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anuló el 5 de junio las elecciones de magistrados hechas en 2006 y en abril de 2012, cinco propietarios y sus respectivos suplentes en cada caso, y ordenó a la Asamblea Legislativa cumplir de nuevo ambos procesos.

El acuerdo político suscrito el domingo por Funes y los seis partidos con representación legislativa establece que la Asamblea elija hoy a un nuevo presidente de la CSJ, ratifique a los magistrados de 2006 y designe a los de 2012 entre los mismos 11 propuestos en abril.

"La Sala ordenaba a la Asamblea elegir y eso es lo que va a hacer el día de hoy" en una sesión extraordinaria, dijo Funes en una entrevista con Telecorporación Salvadoreña (TCS).

Expuso que, además de ratificarse a los de 2006, "se va a elegir el tercio de magistrados que de acuerdo a la Sala de lo Constitucional no debió haber elegido la legislatura anterior, sino que le corresponde a esta legislatura".

"Eso es lo que se va a hacer (...), se va a cumplir la sentencia de la Sala de lo Constitucional", enfatizó el mandatario.

La Sala argumentó que una misma legislatura no puede elegir magistrados en dos ocasiones y que las que terminaron en 2006 y en abril pasado ya habían cumplido ese trámite; en este último caso, debió designarlos la que se instaló el 1 de mayo.

Cada tres años debe renovarse un tercio de los 15 miembros de la CSJ, que así cumplen períodos escalonados de nueve años.

Funes recordó que en el acta inicial de las negociaciones, firmada el 24 de julio, "está dicho que los partidos políticos cumplirán las sentencias de la Sala de lo Constitucional".

Dicha declaración señaló que una de las bases del diálogo era "el acatamiento de los fallos de la CSJ adoptados sobre la base del estricto respeto al texto de la Constitución".

El gobernante también recordó que el texto constitucional no dice en qué período debe elegirse a los magistrados, vacío que se pretende llenar con una reforma aprobada el pasado día 10 y que debe ser ratificada por la próxima legislatura (2015-2018).

El procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Oscar Luna, lamentó ayer que se haya "desperdiciado tanto tiempo" para llegar a "una solución que (...) se pudo haber tomado desde un inicio" porque prácticamente cumple con los fallos de la Sala.

Precisó que "solo hay una pequeña variante, en cuanto al presidente" de la CSJ, que ahora será Salomón Padilla en lugar de Ovidio Bonilla, ambos del grupo de magistrados de 2012.

Funes reiteró que en las negociaciones se desestimó la sentencia emitida el pasado día 16 por la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) que validó la elección de magistrados al resolver un recurso de conflicto presentado el 21 de junio por el Parlamento contra la CSJ.

En declaraciones publicadas hoy por la prensa, el canciller Hugo Martínez afirmó que con el acuerdo político "no se está atropellando a ningún organismo regional", y el jefe del Parlamento, Sigfrido Reyes, aseveró que dicho pacto "no es contradictorio con la sentencia" de la CCJ.

La sesión legislativa que elegirá a los magistrados aún no ha empezado y se prevé que se prolongue varias horas.

Superada la crisis por los magistrados, queda pendiente el caso del nuevo fiscal general, Astor Escalante, cuya elección también fue anulada por la Sala por considerar que tampoco le correspondía a la legislatura que terminó el 30 de abril, sino a la actual.

Escalante debe asumir el 18 de septiembre próximo en sustitución de Romeo Barahona.