El volcán Tungurahua, situado en el centro de los Andes de Ecuador, generó hoy 16 explosiones y emanó bocanadas de vapor de agua y ceniza, informó el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Las explosiones más importantes, estuvieron acompañadas de fuertes ruidos, como "cañonazos" que hicieron vibrar las ventanas de viviendas en zonas aledañas.

También, durante la madrugada, se pudo observar la salida de material incandescente desde el cráter, en forma de bloques de magma que descendieron hasta 1,5 kilómetros por las pendientes del coloso.

Una de las explosiones de esta tarde generó la salida de una columna, en forma de nube, de vapor de agua con un contenido alto de ceniza, que alcanzó una altitud de 4 kilómetros sobre la cumbre.

Asimismo, se produjo un flujo de piroclastos o rocas candentes, que descendió 2,5 kilómetros por la quebrada Achupashal, en la cara suroeste de la montaña.

Pese a la gran actividad, no se ha reportado la caída de ceniza en poblados de las cercanías, precisa el informe del Instituto Geofísico.

Esa entidad científica considera que la actividad del Tungurahua se encuentra actualmente con una intensidad "de moderada a alta", que se ha mantenido por varios días.

El pasado viernes, el Instituto Geofísico informó que había registrado un incremento de las señales sísmicas y de la energía liberada por el volcán, en lo que interpretó como un nuevo pulso eruptivo de la montaña.

El Tungurahua, de 5.016 metros de altitud y situado a unos 80 kilómetros al sur de Quito, empezó su actual proceso eruptivo en 1999 y desde entonces ha intercalado periodos de alta actividad con lapsos de relativa calma.