El director de la Policía Nacional de Colombia, el general José Roberto León, afirmó hoy que el oficial en retiro Mauricio Santoyo, antiguo jefe de seguridad del expresidente Álvaro Uribe, "decepcionó a todos" en el país al haberse aliado en el pasado con paramilitares y narcotraficantes.

"Nos decepcionó a todos, y la situación particular de él demuestra que las alianzas con el diablo nunca son buenas", expresó León durante un encuentro con la prensa en Bogotá.

Santoyo admitió el lunes en una declaración escrita ante un tribunal federal en Washington que era culpable de "conspirar para proveer apoyo material y recursos" a la desaparecida organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

La confesión se derivó de un acuerdo judicial previo de Santoyo con las autoridades judiciales de Estados Unidos, donde un gran jurado federal lo procesó el 24 de mayo último por presuntos nexos con narcotraficantes.

Tras permanecer en la clandestinidad varias semanas y para evitar un proceso de extradición, el general en retiro se entregó el pasado 3 de julio en Bogotá, de donde fue trasladado de inmediato al país norteamericano.

En la rueda de prensa, que convocó para informar de la postura institucional ante la evolución del caso Santoyo, el director de la Policía colombiana aseguró que en Colombia nunca se sospechó de que este antiguo oficial estuviera vinculado con grupos ilegales.

Santoyo reconoció haber tenido relaciones con las AUC, disueltas en 2006 dentro de un proceso de paz con el Gobierno de Uribe y acusadas por múltiples crímenes en sus casi treinta años de actividad ilegal.

La causa judicial contra este antiguo oficial partió de declaraciones de exjefes paramilitares como Salvatore Mancuso y Carlos Mario Jiménez o "Macaco", extraditados a Estados Unidos en mayo de 2008.

Además, Santoyo pudo haber colaborado con la Oficina de Envigado, banda que lleva el nombre de la localidad de su mismo nombre, vecina a Medellín, y creada por el desaparecido capo Pablo Escobar.

El general Léon defendió que su institución "siempre ha estado comprometida en la lucha contra el crimen" y que "los resultados están a la vista".

En su trayectoria de casi treinta años en la Policía colombiana, de la que se retiró en 2009, Santoyo dirigió una unidad antisecuestro, fue responsable de la protección de Uribe durante su primera campaña presidencial en 2001 y de 2002 a 2006 ejerció como jefe de seguridad del entonces jefe de Estado, que gobernó hasta 2010 tras haber sido reelegido.

Santoyo afrontó denuncias por centenares de escuchas ilegales en Medellín, cuando ejerció en esta ciudad como jefe de una unidad policial contra el secuestro y la extorsión.

El lunes por la noche, Uribe se declaró "ofendido" y "defraudado" por el general en retiro.