El Congreso de Perú dio hoy un voto de confianza al gabinete de ministros presidido por Juan Jiménez, después de que éste hiciera su primera presentación ante el pleno desde que asumió el cargo el pasado 23 de julio.

La votación en el Parlamento tuvo lugar en la madrugada de hoy (hora local) después de casi 11 horas en las que Jiménez hizo su presentación y luego se desarrolló un debate parlamentario.

A favor votaron 73 legisladores, en contra 38 y dos se abstuvieron.

Entre los principales anuncios hechos por Jiménez está la financiación de la reforma docente que destinará 720 millones de soles (274 millones de dólares) para aumentar los sueldos para los maestros que trabajan en el sector público.

El ministro de Economía, Luis Castilla, aclaró, durante la sesión en el Congreso, que los aumentos no responden a la presión de un sector de los maestros en huelga por casi dos meses, sino a "reformas estructurales que el país necesita".

Castilla también confirmó que el Tesoro Público tiene los recursos para pagar a los deudos de los militares muertos en la lucha contra el narcotráfico y terrorismo pendientes desde 2003 y que ascienden a 220 millones de soles (84 millones de dólares).

A su turno, el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, informó a los legisladores de que habrá una partida de 300 millones de soles (114 millones de dólares) para mejorar la infraestructura, el armamento y la alimentación de los militares y policías que luchan contra el terrorismo y el narcotráfico en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), donde se presentan constantes enfrentamientos con fuerzas remanentes de la banda armada Sendero Luminoso.

Cateriano anunció que el presupuesto en defensa para la zona del VRAEM aumentará 20 % el próximo año.

Respecto al tema de los conflictos sociales, Jiménez anunció la creación de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad, y el fortalecimiento del principio de autoridad y cumplimiento del orden jurídico.

Asimismo, anunció la creación de una entidad que certificará los estudios de impacto ambiental y que aplicará reformas para una inversión privada sostenible.

Uno de los más graves conflictos que afronta el gobierno de Ollanta Humala es la oposición de la región Cajamarca al proyecto minero Conga, que ha derivado en la declaración del estado de emergencia en esa zona después de violentos enfrentamientos que dejaron cinco muertos en julio pasado.

Durante el posterior debate parlamentario se presentaron críticas contra la labor en seguridad ciudadana, la lucha contra el narcotráfico y terrorismo, así como el manejo de los conflictos sociales.

Igualmente, el portavoz del mayor partido opositor Fuerza 2011, Alejandro Aguinaga, opinó que el Ejecutivo debía cambiar su política de inclusión social por el de "inclusión familiar" en referencia al escándalo generado por la denuncia en torno a los negocios que mantenía el hermano del presidente, Alexis Humala, con varias entidades del Estado.