La Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP) consideró hoy que tras la concesión de asilo diplomático al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, hay una "operación política" del Gobierno de Rafael Correa para "reparar" su imagen internacional en asuntos de libertad de expresión.

"Creemos que de alguna manera el Gobierno ecuatoriano está usando la figura del señor Assange, la celebridad de este personaje, para recomponer o reparar la imagen del presidente Correa en el exterior", dijo a Efe el director de la AEDEP, Diego Cornejo.

En su opinión, en temas de libertad de expresión, la imagen de Correa se vio afectada por el juicio por calumnias instaurado contra el diario El Universo por un editorial, así como el proceso contra dos periodistas autores de un libro sobre los contratos de su hermano con el Estado, a los que el presidente acusó de mentir.

La Justicia dio la razón a Correa, pero éste perdonó a los sentenciados, una decisión que obedeció, a juicio de Cornejo, a la presión internacional.

El dirigente de la AEDEP precisó que esa organización reconoce el derecho de cualquier ciudadano a recurrir a "buscar amparo, protección o asilo" y el "derecho" de cualquier Estado o Gobierno a concederlo "incluso sin dar explicaciones, sólo admitiendo que hay un riesgo de persecución".

Aunque señaló que ve "muy difícil" que el Reino Unido otorgue el salvoconducto a Assange, opinó que "debe darlo".

No obstante, indicó que los miembros de la AEDEP no reconocen a Assange como un icono de la libertad de expresión y del periodismo mundial.

"Nosotros propiciamos un periodismo que no implica el robo de información. Un 'hacker', por principio está robando información, está usando medios no legítimamente o democráticamente aceptados para obtener información", señaló al recordar que en Ecuador hay una ley de acceso a la información.

"No aceptamos que se reconozca como un icono de la libertad de expresión a un persona que obtiene información por una serie de recursos no muy claros y que luego negocia esa información para su provecho personal, suponemos, o de WikiLeaks, lo que sea", dijo.

Destacó, no obstante, como "lo más importante" de los aportes de Assange, responsable de la divulgación de miles de documentos secretos, especialmente de Estados Unidos, a dos vídeos de operaciones en Afganistán.

Ecuador otorgó el pasado jueves el asilo a Assange, que se refugió en junio en su embajada en Londres y de donde no puede aún salir a falta de un salvoconducto del Gobierno del Reino Unido que ha insistido en extraditarlo a Suecia donde lo quieren interrogar por presuntos delitos sexuales, que él niega.

Correa, desde que inició su mandato en 2007, ha mantenido un pulso con varias corporaciones informativas del país, a las que tilda de "poderes fácticos" y de "prensa corrupta y mediocre".

En julio pasado, Correa ordenó suspender la colocación de publicidad oficial en varios medios privados que le han acusado de atentar contra la libertad de expresión, algo que rechaza.

En junio pasado, Correa dijo que esperaría cartas de esos medios que critican su gestión para ver si, de manera correspondiente con esa posición, se abstienen de difundir la propaganda oficial.